El Gobierno anunció ayer la reducción de como medida para reactivar la , pero resulta un 'avance tímido' porque el impacto no se verá en el corto plazo, sino hasta el 2019, afirmó , economista de la Universidad del Pacífico (UP).

Mendoza calificó a la medida de la reducción del Impuesto a la Renta de tercera categoría de 30 a 26%, hasta el 2019, como positiva porque ayudará a formalizar a los tramos más bajos de los sectores productivos; sin embargo, no ayudará a la economía a salir de la desaceleración.

[ ]

Respecto al aumento al tributo a los dividendos de 4.1% a 6.8%, el cual permitiría que las empresas reinviertan sus utilidades en vez de compartirlo entre los accionistas, el economista opinó que habría que evaluarlo, porque podría perjudicar a las empresas.

Medidas a tomar en cuentaMendoza sentenció que necesitamos desde hace meses un aumento no en el gasto público, sino en la inversión pública, ya que la desaceleración económica se ha dado porque la inversión privada y pública ha estado estancada; y esa es la raíz del problema.

"El estímulo económico funciona cuando el sector privado deja de gastar y toma el lugar el sector público (…) El (sector) privado se anima cuando el (sector) público está fuerte, y eso evidentemente no ha sucedido", agregó.

En tanto, dijo que se necesitó más inversión pública en la primera mitad del año, ahora es un poco tarde para impulsarla.

Además, mencionó que necesitamos una política cambiaria fuerte, porque en tema de exportaciones, hemos perdido el 15% de competitividad frente a Chile, uno de nuestros principales jugadores comerciales.

"La política de no dejar que el dólar suba tanto está dañando al sector tradicional, y en consecuencia, está contribuyendo a aumentar el déficit de cuenta corriente", acotó.