Elías Garcíaegarcia@diariogestion.com.pe

Históricamente la volatilidad del ha sido muy alta, superando a la de la mayoría de activos que normalmente se incluyen en los portafolios de los bancos centrales, afirmó el Banco Central de Reserva (), en respuesta a un pedido del congresista Víctor García Belaunde, para que informe sobre la gestión de nuestras Reservas Internacionales Netas () por parte del ente emisor desde 1990.

El BCR explica que es práctica común para los inversionistas institucionales, que las inversiones financieras se evalúen no sólo en base a la rentabilidad de un activo sino, además, en el riesgo asumido, referido a la fluctuación de su valor, lo que se mide bajo la medida de Retorno Ajustado por Riesgo.

Dicho esquema mide la variación en el valor de mercado de un activo en un determinado periodo dividido entre su volatilidad. En ese sentido, el banco refiere que el oro presenta un menor retorno ajustado por riesgo que el registrado por los bonos del Tesoro de los en los últimos 10 años.

Esta comparación añade es aún más relevante si se toma en cuenta que los bancos centrales utilizan como benchmark (comparativo) a los bonos del Tesoro de los EE.UU. no solo por ser un activo considerado libre de riesgo de crédito y de alta liquidez, sino también por ser un activo donde los inversionistas recurren cuando aumenta la incertidumbre.

Este refugio ante la incertidumbre, fenómeno conocido como flight to quality (vuelo hacia la calidad), ha venido generando retornos mayores para las posiciones en treasuries (bonos de renta fija emitidos por el Tesoro americano), en los peores escenarios de crisis que hemos vivido los últimos años, puntualiza el BCR.

En general añade, los bancos centrales invierten una proporción menor de sus activos en oro a fin de contar con un activo que contribuya a la diversificación, ya que el incorporar este tipo de activo en porcentajes significativos, dada su elevada volatilidad, expone al portafolio a un interesante riesgo de mercado lo que va contra la prudencia que debe guiar las inversiones de esos bancos.

El BCR refiere que ha considerado desde hace muchos años al oro como un activo que permite diversificar su portafolio de inversiones y por ello mantiene un 4% (de reservas en ese metal), "porcentaje que ha fluctuado cerca del promedio de los bancos centrales que han acumulado este activo como parte de sus políticas de inversión de las reservas internacionales".

De esa forma, anota, el Perú cuenta con uno de los más altos porcentajes de participación del oro en las reservas propias, entre las economías emergentes.