La CCL expresó su preocupación por el incremento de hasta ocho veces del volumen de las importaciones de confecciones y avíos (complementos de vestir como cierres, blondas, botones, entre otros), procedentes desde China, lo que se ha registrado solo en el segundo semestre del 2015.

"En cuanto al valor de lo importado, el aumento es de hasta seis veces, de acuerdo con la información que publica la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat). Estos productos ingresan al país a precios excesivamente bajos y están poniendo en peligro a la industria nacional", advirtió el presidente del Gremio de Comercio Exterior de la CCL (X.Com), Samuel Gleiser.

Precisó que tras el análisis detallado de las importaciones chinas entre el primer y segundo semestre del 2015, se observa que los vestidos de fibras artificiales han subido hasta seis veces el valor importado en comparación al primer semestre del mismo año, y ese incremento se multiplica hasta en ochos veces cuando se compara las cantidades importadas.

En el caso de los vestidos de algodón, el valor de sus importaciones se ha incrementado un poco más de tres veces, mientras que al comparar las cantidades importadas se observa un aumento de hasta cinco veces.

Gleiser también resaltó el comportamiento de los cierres de metal y de plástico, los cuales han registrado aumentos en valor de importación de hasta cinco veces, y hasta 40 veces en cuanto a volúmenes.

La CCL manifestó que dicha situación era previsible, ya que el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) ha dejado sin efecto las medidas antidumping para el ingreso de prendas y complementos de vestir provenientes de China, las mismas que autorizó en el año 2013.

Para justificar el levantamiento de las medidas antidumping, el Indecopi sostiene que los productores de confecciones y avíos de China, tienen la capacidad de asumir sus costos de producción y colocar los productos a diferentes precios en el mundo con un margen de casi 900%.

"Esta situación está haciendo que los productores nacionales no puedan competir, lo que está afectando seriamente a la producción nacional", declaró Gleiser.

Enfatizó que estos hechos han sido comunicados al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y a la Sunat; sin embargo, hasta la fecha no se adoptan medidas para fiscalizar adecuadamente este inusual flujo desde China.

En ese sentido, la CCL solicitó al Ejecutivo adoptar acciones que permitan resguardar los intereses del fisco, por todos los aranceles e impuestos que se están dejando de pagar como producto de la subvaluación, y a su vez solicita que se implementen medidas correctivas de manera inmediata para evitar que miles de trabajadores de las empresas de confecciones y de avíos se queden sin sus fuentes de trabajo.