(Reuters).- Las de las principales materias primas cayeron en enero mientras los compradores reducían su actividad antes de las fiestas del año nuevo chino en medio de preocupaciones más generalizados sobre una ralentización en el crecimiento económico este año.

El crecimiento fabril en China retrocedió a su ritmo más bajo en 6 meses en enero como resultado de caídas en la demanda externa e interna, lo que reforzó las preocupaciones sobre una moderación económica en la segunda mayor economía del mundo.

Las importaciones también están siendo limitadas por una campaña contra la contaminación y una falta de dinero que hace más difícil que los operadores puedan financiar grandes compras de cobre y hierro.

La demanda relativamente débil significa que las existencias de las principales materias primas se mantienen elevadas.

Analistas prevén que las importaciones de crudo de China caerán en enero desde un máximo histórico de 6.31 millones de barriles por día (bpd) en diciembre ya que la refinería estatal Sinopec puede haber disminuido sus compras de crudo después de una explosión fatal en un oleoducto en Qingdao a fines de noviembre.

El accidente obligó a Sinopec a reducir la producción en por lo menos dos de sus refinerías y a derivar algunos cargamentos a otros puertos.

Las importaciones de crudo de China el año pasado subieron 4%, por debajo de un incremento de 6.8% en 2012 mientras la demanda era afectada por la ralentización de la economía.

Este año la demanda de crudo podría repuntar levemente con la apertura de refinerías nuevas, si bien el crecimiento podría ser limitado por una falta de fortaleza en la economía en su conjunto.

Las importaciones de cobre también habrían disminuido en enero, mientras los compradores, más cautelosos, luchaban por reponer inventarios antes del receso del año nuevo chino debido a costos de financiamiento elevados.

Las preocupaciones sobre el debilitamiento de la demanda de cobre en China ya han golpeado a los precios, y el cobre a tres meses en la cayó 3.8% durante enero.

Los arribos de febrero también han bajado como resultado de interrupciones en los suministros de Chile, el principal proveedor de China.

Las importaciones de soja de China caerían a alrededor de 5.4 millones de toneladas en enero desde un récord de 7.4 millones de toneladas en diciembre, mientras las procesadores reducían sus importaciones en tanto caía la producción antes del receso del año nuevo chino.