El representante del empresariado peruano ante la Organización Internacional de Trabajo (OIT), Pedro Olaechea, sostuvo que una de las causas del alto índice de informalidad en es la sobrecarga regulatoria y tributaria que afecta al sector formal.

"Existen normas que son contradictorias, multas desproporcionadas y altas tasas tributarias; todos estos factores complican que el sector formal crezca", afirmó.

Olaechea señaló que estos elementos inducen a la informalidad, fenómeno que afecta a uno de cada tres trabajadores en el mundo; pero que en el caso de los países en desarrollo, como el Perú, la estadística alcanza a dos de cada tres personas.

"Esto significa que en el país la mayor parte de la fuerza laboral no tiene acceso a ningún derecho. La informalidad asciende al 73.4% de la PEA ocupada, lo que significa que hay 11 millones de peruanos que no tienen acceso a ningún beneficio, y los más afectados son los segmentos de mayor pobreza y menores salarios", declaró.

Olaechea anotó que las circunstancias que agravan la situación de informalidad y restan competitividad al país aparecen cuando los costos de formalización están en desproporción con respecto a los beneficios que puede obtener quien está al margen de la ley.

"Hay dos barreras casi infranqueables: los costos mismos del proceso y los excesivos requerimientos, que agudizan el costeo de dicho procedimiento", manifestó.