Lima (Reuters).- La peruana Tisur, del holding local Grupo Romero, invertirá hasta 140 millones de dólares en tres años para construir un sistema de recepción, almacenamiento y embarque de minerales en el puerto de Matarani, uno de los principales del sur del país.

Erick Hein, gerente general de Tisur, precisó que el proyecto que contempla la construcción de la segunda faja transportadora hermética de minerales del país atenderá en su etapa inicial los concentrados de cobre de la minera Xstrata Copper.

La construcción, que iniciará a fines de año, también prevé la construcción de un amarradero y un almacén de concentrados exclusivo para Xstrata, que opera la mina local Tintaya.

"Hay una serie de proyectos importantes, pero este proyecto es una solución para Xstrata específicamente para (su futura) mina Las Bambas", dijo el ejecutivo a la prensa.

Xstrata Copper desarrolla en Perú el gigantesco proyecto de cobre Las Bambas de 4,200 millones de dólares, que está ubicado en la región de Apurimac en los andes centrales.

Las Bambas produciría desde el tercer trimestre del 2014 unas 400,000 toneladas de cobre anuales casi un tercio de la producción anual local del metal rojo durante los primeros nueve años de la mina, según los planes de la compañía.

Sin embargo, Hein afirmó que el proyecto de Tisur tiene un importante potencial de crecimiento en el mediano plazo debido a los nuevos proyectos mineros que se vienen desarrollando en la zona.

"Existen otros proyectos en el área de influencia de Tisur cuya salida natural será el puerto de Matarani, muchos en etapa de prefactibilidad", agregó el ejecutivo.

Tisur asumió la concesión del puerto de Matarani en la sureña región de Arequipa hace 14 años. Fue el primer operador portuario privado del Perú y desde entonces se ha consolidado como un de los puertos multipropósito del país.

Pionero

El ejecutivo adelantó que en el primer trimestre del próximo año Santa Sofía Puertos, otra de las empresas del Grupo Romero, iniciará la construcción de un sistema de transporte de minerales similar al de Matarani en el puerto de Salaverry.

Esa terminal, en la norteña región de La Libertad, todavía se encuentra en manos del Gobierno peruano.

El proyecto, en el que también participarán las mineras Yanacocha, Goldfield y Trafigura, contempla una inversión estimada de 84 millones de dólares y atenderá a partir de mayo del 2015 los concentrados provenientes de las minas que operan en el norte peruano.

"Esto hace que muchos proyectos (mineros) sean viables porque si no habría una infraestructura de esta naturaleza, por la dimensión que tiene, no tendrían la capacidad de construir su propio muelle", destacó Hein.