Francfort (Reuters).- La empresa textil alemana acabará su patrocinio a las regatas, incluyendo equipos en la y la Vuelta al Mundo en Vela, como parte de sus esfuerzos por concentrase en deportes y productos que le reporten la mayor cantidad de dinero.

Puma, que hoy reportó una caída de un 70% en sus utilidades del 2012, está atravesando por su mayor reorganización en 20 años para contrarrestar una caída de sus ganancias y alentar a más personas en Estados Unidos, Europa y China a comprar sus zapatillas y camisetas.

El grupo está cerrando tiendas, recortando productos y el mes pasado dijo que dejaría de patrocinar al rugby, por lo que la federación rugby de Irlanda tendrá que buscar a un nuevo auspiciador.

En regatas, Puma dejará de patrocinar al equipo Oracle, actual campeón de la , tras la temporada 2013.

El presidente ejecutivo de la compañía, , dijo a periodistas que tomará "algo de tiempo" antes de que los cambios traigan un éxito visible y que esperan que las ventas este año se mantengan al nivel de los 3,270 millones de euros (US$4,400 millones) del 2012.

La tercera mayor compañía mundial de indumentaria y equipo deportivo después de Nike y Adidas, también pasa por una reestructuración administrativa encabezada por el accionista que detenta un 82 por ciento de los títulos de Puma, el grupo de artículos de lujo francés PPR, dueño de la marca Gucci.

, tras menos de dos años como presidente ejecutivo. Su reemplazo será anunciado en las próximas semanas, afirmó.

El presidente financiero Michael Laemmermann y el presidente comercial Stefano Caroti liderarán a la compañía con el apoyo de Jean-François Palus de PPR, quien preside el directorio supervisor de Puma, hasta que el cargo de presidente ejecutivo sea ocupado.

Puma reportó una pérdida neta de 42,6 millones de euros (57,2 millones de dólares) para el cuarto trimestre, en comparación con pronósticos de un sondeo de Reuters que indicaban una ganancia de 10,1 millones de euros.

La ganancia de la compañía fue golpeada por costos de 98 millones de euros vinculados a un pago en España para recuperar derechos comerciales y costes por el cierre de sus operaciones en Grecia, Chipre y Bulgaria. No obstante, la empresa seguirá distribuyendo productos en esos países.

Puma, que para el 2012 propuso una reducción de su dividendo por acciones a 0,50 euros desde los 2 euros del año anterior, dijo que apuntaba a lograr un avance significativo en las utilidades netas en el 2013.