Richard Manrique TorresEnviado especial de la CADE 2013richard.manrique@diariogestion.com.pe

, presidente de , llegó desde Ayacucho para conquistar Lima en 1997 con una producción de 35 millones de litros anuales de gaseosas , cuando el mercado total del Perú era de 385 millones de litros. Eran un punto casi imperceptible, pero hoy, 16 años después, es el más visible: produce 3,800 millones de litros a la fecha, diez veces el mercado peruano de aquella época noventera.

¿Cuál fue su estrategia para hacerse paso entre los gigantes Coca Cola e ? Añaños la explicó como trazando una filosofía empresarial:

"Tenemos que ser como el río: ser flexibles como el agua. En el camino habrá mucho por aprender, pero si sabes adónde llegar, vas a llegar. No tenemos porqué estar compitiendo, sino fluir como el río. El río no compite con el cerro para intentar derribarlo, sino aprovecha las oportunidades por donde fluir".

La muestra más nítida es su presencia en nuevos rubros, como el de jugos y agua natural. Cuando salieron Cifrut y Pulp el mercado total del país era 30 millones de litros, y hoy llega a los 350 millones de litros. Igual pasó con la creación de su marca Cielo: los peruanos pasaron de consumir 6 millones a 550 millones de litros de agua embotellada, un crecimiento 9,000%.

"No hay que ver los mercados como lo que son, sino como lo que pueden ser", recomendó Añaños. Y finalmente agregó un ingrediente más en su receta del éxito: "No solamente hay que ver el mercado local: salir afuera es una gran oportunidad y tenemos que prepararnos para hacerlo, pero todo empieza por uno mismo".