Hace apenas unos días, (FCA) abrió el Polo Automotivo Jeep en Brasil, su infraestructura más moderna en el mundo.

Ya en operación, la fábrica puede producir hasta 45 Renegade por hora con 9,000 empleados de planta y proveedores, y 700 robots de carrocería, pintura y montaje.

La inversión total superó los US$ 2,300 millones, de los cuales US$ 1,000 millón fueron a la fábrica Jeep, US$ 670 millones al Parque de Proveedores (complejo de 12 edificios que ocupan 16 empresas de 17 líneas de producto) y el resto al desarrollo de productos y otras inversiones.

Esta fábrica ocupa un área construida de 260,000 metros cuadrados y tiene capacidad para producir 250,000 vehículos por año, aunque con futuras ampliaciones podría llegar a las 600,000. En tanto, el Parque de Proveedores se extiende por 270,000 m2.

Las dos líneas de prensas Komatsu instaladas en la planta son las más avanzadas tecnológicamente y pueden realizar 18 estampados por minuto.

Asimismo, la unidad Carrocería tiene la principal innovación de la planta: una estación con 18 robots, capaz de aplicar 100 puntos de soldadura en 60 segundos, congelando la geometría de la carrocería en una única etapa.