La bonanza de Panamá es la bonanza de América Latina, una región que ha tenido una década excepcional de crecimiento por encima de las tasas de los países desarrollados y, en esa línea destacan, precisamente, Panamá y Perú como los países que más aprovecharon este círculo virtuoso, señala Haehnel.

Añade que este desempeño le ha valido a la región ubicarse como el cuarto bloque en el mundo en términos de aporte del PBI global, detrás de Estados Unidos-Canadá (21%), Unión Europea (18%) y China (15%).

Esta expansión de la actividad económica en la región trajo consigo un fenómeno social que se relaciona con la disminución de los indices de pobreza, Haehnel se refiere a la incorporación de un mayor número de ciudadanos a la clase media, no obstante persistir una desigual distribución del ingreso.

"Se necesita igualar las oportunidades mediante una mayor inversión en comunicación e infraestructura, ese es el gran reto de la región", señala el ejecutivo.

La necesidad de infraestructura como "herramienta" para una mejor distribución de la riqueza en la región es una tarea que enfrentan los gobiernos y el propio sector privado, cada uno por separado y también en conjunto mediante las asociaciones público-privadas.

"El boom de los próximos años será la en toda la región, en especial en aquellos países que mantienen brechas que no les permite aprovechar de una mejor manera estas tasas de crecimiento", revela Haehnel.

En ese sentido, cita la suscripción de un acuerdo de su oficina con Deloitte España para transmitir la experiencia ibérica en proyectos de infraestructura y aplicarla en los 15 países que componen la división Latin American Countries Organization (LATCO).

"En los últimos ocho años, todas las áreas de han crecido, incluidas las que se han ido incorporando como public sector para modernizar el Estado, con excelentes resultados en los recientes 18 meses", remarca el CEO de Deloitte.

Finalmente, proyecta para el 2015 que la oficina peruana se ubicará en el tercer lugar de LATCO con una participación de 15%, cinco puntos porcentuales más de lo que registró en el 2013.