(Reuters).- ha reservado US$ 799 millones para cubrir posibles multas por manipular los mercados de divisas, restando brillo al aumento de sus ganancias en el tercer trimestre por un buen desempeño de su negocio minorista y una reducción de costos.

El banco británico dijo hoy que al igual que otras entidades reservó dinero para afrontar "las investigaciones en curso de ciertas autoridades reguladoras sobre divisas", en una señal de que el acuerdo está cerca.

Barclays es uno de los seis bancos que está en negociaciones con los reguladores del para llegar a un arreglo extrajudicial por la supuesta manipulación de los mercados de divisas, han dicho fuentes.

Se espera que los seis bancos paguen unos US$ 2,404 millones para zanjar el caso con la Autoridad de Conducta Financiera, posiblemente a mediados de noviembre, señalaron las fuentes. Algunos reguladores estadounidenses también están trabajando en un acuerdo con el grupo, agregaron.

JPMorgan, UBS y Deutsche Bank también han apartado grandes cantidades en el trimestre para cubrir posibles multas. Se espera que Royal Bank of Scotland y HSBC lo hagan el viernes y el lunes, respectivamente.

El banco británico reportó hoy una ganancia subyacente antes de impuestos de US$ 2,546 millones en los tres meses hasta fines de septiembre, un alza de un 15% en relación con el año anterior.

Analistas dijeron que las reducciones de costos y el desempeño de su banco minorista y de la tarjeta de crédito Barclaycard fueron buenos.

El presidente ejecutivo de Barclays, Antony Jenkins, está intentando mejorar la rentabilidad, los estándares y la conducta de la entidad, reduciendo el banco de inversión, rebajando costos y deshaciéndose de las unidades con peor desempeño.

De hecho, los beneficios del banco de inversión se hundieron un 39% en el último trimestre, hasta los US$ 455 millones, reflejando el recorte en ese negocio.

Barclays dijo que sus gastos operativos en lo que va de año hasta fines de septiembre fueron un 7% menores que el año anterior.

El banco informó que había recortado 7,800 empleos en el último año, de los 19,000 despidos que pretende hacer en los próximos tres años.