Reuters.- Los empleadores estadounidenses contrataron más trabajadores a lo esperado en noviembre y la tasa de desempleo cayó a un 7.0%, su mínimo nivel en cinco años, lo que podría avivar especulaciones sobre una por parte de la este mes.

Las nóminas no agrícolas aumentaron en 203,000 nuevos el mes pasado, dijo el Departamento del Trabajo.

La cayó en tres décimas, a su menor nivel desde noviembre del 2008 debido a que algunos trabajadores federales que fueron contados como desempleados en octubre volvieron a trabajar tras una paralización parcial del Gobierno de 16 días en octubre.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban que las nóminas aumentarían en 180,000 el mes pasado y que el desempleo bajaría a un 7.2% desde un 7.3%.

Los datos de empleo de septiembre y octubre fueron revisados para mostrar que se crearon 8,000 puestos de trabajo más a lo informado previamente, lo que dio fuerza al informe.

Otros detalles también fueron optimistas, con un alza en el empleo en todos los sectores, un aumento de las ganancias por hora y una extensión de la semana de trabajo.

Además, la tasa de desempleo bajó pese a que la tasa de participación o proporción de estadounidenses en edad de trabajar que tienen empleo o están buscando uno repuntó desde un mínimo nivel en 35 años y medio que tocó en octubre.

El esperado informe de empleo fue publicado poco más de una semana antes de la reunión de política monetaria de la del 17 y 18 de diciembre.

La lectura mejor a lo esperado sobre crecimiento del empleo de noviembre podría avivar las especulaciones de que el banco central reduciría el ritmo actual de compras de bonos este mes.

Sin embargo, la mayoría de los economistas cree que la FED quiere ver mayores señales de avances económicos antes de actuar.

"El aún está lejos de estar sano, pero ciertamente se está moviendo en la dirección correcta. Este número coloca una reducción (de estímulos) en diciembre sobre la mesa, pero no es algo seguro", comentó Eric Stein, administrador de cartera de Eaton Vance Investment Managers en Boston.

Los futuros de las acciones de Estados Unidos extendieron su avance para luego retroceder, mientras que los rendimientos de los bonos referenciales del Tesoro estadounidense saltaron a un máximo nivel en tres meses.

El se fortalecía frente al yen y al euro.

Las minutas de la más reciente reunión del banco central estadounidense, en octubre pasado, mostró que los funcionarios se preparaban para reducir su campaña de compras mensuales de bonos por US$ 85,000 millones en los próximos meses, siempre y cuando la economía siga mejorando.