Pekin (Reuters).- anunció que su economía efectivamente está mejorando y que posiblemente cumplirá su meta de crecimiento para el año, buenas noticias para los funcionarios del Partido Comunista que se reúnen en Pekín para elegir a los nuevos líderes de la próxima década.

La segunda mayor economía mundial frenó su tendencia a la desaceleración, consideró el jefe de la agencia de planificación económica, agregando que confía en que la expansión del PIB superará el 7.5% en 2012, aunque al mismo tiempo advirtió que no hay que sentirse complacidos.

Zhang Ping, jefe de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, habló ante periodistas en actividades complementarias del Congreso 18 del Partido Comunista, en el que el saliente presidente dijo que China debería duplicar su PIB del 2010 e ingreso per cápita al 2020, como lo implicaban metas anteriores.

"Las señales de estabilización en la economía se hicieron más obvias en octubre", dijo Zhang.

"Pero no osemos bajar la guardia. Los cimientos de la estabilización económica no son los suficientemente sólidos (…) ante un entorno de persistente crisis financiera global, así como una nueva situación y problemas en la economía, debemos hacer preparativos para lidiar con dificultades y desafíos en el largo plazo", agregó.

Hu entregará su cargo como jefe del partido a su sucesor designado, el vicepresidente Xi Jinping. El congreso termina el miércoles, después del cierre se presentará al nuevo Comité Permanente, la cúspide del poder.

Sólo Xi y su segundo al mando, Li Keqiang, tienen un puesto asegurado en el que probablemente será un comité de siete miembros, y otros ocho candidatos luchan por ocupar los puestos restantes.

Último balanceDatos del sábado mostraron que el superávit comercial creció a su mayor nivel en 45 meses en octubre, gracias a que la expansión de las exportaciones alcanzó un máximo de cinco meses al superar el 11%, por sobre las expectativas y sumándose a otros datos que sugieren que hay una menor urgencia por nuevas medidas de estímulo económico.

El crecimiento económico anual se desaceleró a un 7.4% en el tercer trimestre, su nivel más débil desde comienzos del 2009, dejando a la economía rumbo a su peor año desde 1999.

Pero el jefe del banco central Zhou Xiaochuan advirtió el jueves que los riesgos externos aún son grandes y que el Banco Popular de China tiene espacio para responder si es necesario.