El Perú necesita desarrollar variedades adaptadas de café que se adapten a su clima y a sus propias necesidades, no solo con resistencia a enfermedades y plagas (la roya y la broca), sino con aromas y calidad de taza que sean novedosas, señaló hoy la Sociedad de Comercio Exterior ().

"Eso es lo que Colombia, Brasil y otros países en el mundo están haciendo. Un centro como el Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé) de Colombia en nuestro país, es urgente", subrayó.

El gremio indicó que en un contexto en el que se pierde mercado nacional e internacional para el café peruano por falta de cosechas, el empleo rural es escaso y se incrementa la pobreza entre , se crea el ambiente propicio para que los agricultores se trasladen a una actividad que les proporcione mayores ingresos con menor uso de recursos, tales como el cultivo ilegal de coca.

Precisó que Colombia trabaja en dos frentes: por un lado usa tecnologías de mejoramiento clásico para el desarrollo de nuevas variedades y, por otro, usa organismos genéticamente modificados (OGM) para el desarrollo de variedades del futuro.

Comex recordó que la Junta Nacional del Café (JNC) solicitó al Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) una coordinación urgente con el gobierno de Colombia para facilitar el acceso de semillas resistentes a la roya y otras plagas, lo que permitiría a los productores peruanos asegurar su cosecha.

Conseguir las semillas colombianas es lo único que queda a los productores peruanos pero no es seguro que el país norteño accederá a hacerlo, y en caso de aprobarse, será difícil diferenciar del café 100% peruano.

"Colombia nos salvaría esta vez, pero sería un error esperar que lo haga de nuevo (en el futuro), por lo que toda esta coyuntura es un ejemplo más de como la irracionalidad e insensatez de un grupo de parlamentarios, y otros actores del sector con intereses particulares ajenos al avance tecnológico de la agricultura, vienen impidiendo el desarrollo de ésta en el Perú", advirtió.