Santiago (Reuters).- La en fluctuaría este año entre una caída del 3% y un alza del 7%, luego de que la región captó un récord de US$ 173.361 millones el 2012.

El amplio rango previsto en un informe de la (CEPAL) se da en el contexto de una marcada reducción en los flujos mundiales de capital.

La Inversión Extranjera Directa (IED) se elevó un 6.7% en el 2012 en la región, en medio de la crisis internacional.

"Los resultados obtenidos en materia de inversión extranjera directa dan cuenta del buen momento que atraviesa la economía de América Latina", dijo la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcena, en un comunicado.

"Sin embargo, no vemos indicios muy claros de un aporte relevante de la IED a la generación de nuevos sectores o a la creación de actividades de alto contenido tecnológico, considerando que uno de los principales desafíos que enfrenta la región es un cambio en su estructura productiva", agregó.

En la última década, Latinoamérica se ha consolidado como uno de los destinos favoritos para los inversionistas, apoyada en un crecimiento sostenido, altos precios de las materias primas que exporta y un dinámico consumo interno.

El organismo de Naciones Unidas explicó que la IED se va orientando cada vez más hacia la explotación de recursos naturales, en particular en Sudamérica, mientras que el peso de la manufactura es bastante limitado en las entradas de inversión, con la excepción de Brasil y México.

Brasil, la mayor economía de la región, lideró la captación de inversión extranjera directa en el 2012 con US$ 65,272 millones de dólares, aunque retrocedió un 2% interanual.

En la lista siguió Chile con US$ 30,323 millones y Colombia con US$ 15,823 millones.

Por su parte, la IED en México cayó 35% interanual a US$ 12.659 millones de dólares.