Si bien desde 1990 se ha reducido en 216 millones el número de personas que padecen hambre o están subalimentadas, 795 millones aún continúan en esa situación, revela el informe 2015 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sobre inseguridad alimentaria.

La cantidad de personas que sufre hambre en el mundo es mayor a la suma de las poblaciones de Estados Unidos, Indonesia y Brasil, que son el tercer, cuarto y quinto países más poblados del planeta.

En el informe, la FAO destaca los esfuerzos desplegados en los últimos años para disminuir la hambruna y la desnutrición crónica, uno de los puntos que integran los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y el objetivo primordial de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación.

Pese a los progresos generales, señala que queda mucho trabajo por hacer para erradicar el hambre y lograr la seguridad alimentaria en todas sus dimensiones. En el informe del año 2015 no solo se facilitan estimaciones de los progresos ya realizados, sino que también se señalan los problemas restantes y se proporciona orientación sobre las políticas en las que debería hacerse hincapié en el futuro.