El economista aseguró que la ) afectará los fondos de 2.5 millones de peruanos que aportan efectivamente al sistema. "Ellos deben tomar la decisión de permanecer o no en la comisión por flujo en medio de mucha incertidumbre", aseguró.

El analista precisó que los afiliados deben tomar en cuenta: los ingresos esperados en los próximos diez o quince años, la edad y el porcentaje de la comisión, que cambiará cada dos años tras una nueva subasta.

"La gente que todavía tienen 10, 20 o 25 años por delante, es decir, que tiene entre 30 y 40 años, debería quedarse en la comisión por flujo porque es probable que su fondo crezca de forma apreciable y la comisión por saldo es es como un impuesto, y en términos relativos siempre se achicará el fondo", señaló.

Por otro lado, añadió, si estoy cerca a la jubilación (unos o dos años) debería cambiar a comisión por saldo porque solo pagaré el porcentaje de comisión sobre mis ingresos futuros.