Sandra Alvarado S. Sandra.alvarado@diariogestion.com.pe

¿Qué es lo que ahora espera ADEX del ministro de Economía? El ministro debe trabajar en equipo y ser dialogante, algo que está un poco lejos de la realidad actual. Con la capacidad a su vez de tomar medidas resolutivas de pronto cumplimiento.

¿Qué medidas debe tomar? Debe tomar medidas a mediano y a largo plazo. Se requiere que se gestione la economía del país y no solo que se queden en el plano analítico. Debe cambiarse la óptica de cómo se maneja la economía del país. No se puede especular, como sucede ahora, se dice primero que crecerá a 5.5% , luego a 5 % no se puede rectificar la posición constantemente.

¿El Gobierno inicialmente fue optimista con las cifras?El ministro de Economía debe ser firme y conocedor de la realidad del país, el que un ministro sea optimista es razonable en la media de que el optimismo no sea alto. Si bien es cierto que no puede transmitir noticias negativas, lo importante es que aterrice y mantenga una posición real.

¿Qué otros cambios considera que deberían realizarse?No solo debe haber un cambio en la óptica, sino dentro de los mandos intermedios del MEF. Todavía hay personas que se mantienen con perspectivas de gestión con ideas de las épocas en las que no había capacidad de gasto y al no haber dinero la política era restrictiva.

Usted hace énfasis en el diálogo …La capacidad del diálogo debe ser abierta no solo a algunas instituciones o personas cercanas sino trasversal a todo el Gobierno. Hay ministerios que hacen esfuerzos importantes por lograr mejoras como: Comercio Exterior, Agricultura, Producción, y es importante que tengan un suporte claro en la política económica del país. Tiene que haber una apertura, el tema del diálogo no es conversar con alguien sin evaluar las recomendaciones que se les hacen, eso es solo escuchar.

¿Cuántas veces se han reunido con el ministro Segura, desde que él asumió el cargo?Hubo una reunión, aun no ejercía yo la presidencia, pero el resultado de la misma no fue el esperado. Tampoco aguardamos que hagan caso a todas nuestras propuestas pero por lo menos que algunas de ellas sean aceptadas. Las inversiones están paradas y necesitamos que se retomen, se requiere que se reactiven. No se puede seguir sosteniendo que el país crecerá más del 4%, con suerte crecerá alrededor del 3%, no es que seamos pesimistas sino que necesitamos ser realistas y debemos trabajar en conjunto, en equipo.