En un escenario de constantes transformaciones en el que las empresas necesitan mejorar sus actividades, una cultura de buenas prácticas laborales cobra relevancia. Y es que son estos mecanismos los que hacen posible reducir el índice de accidentes laborales e incluso incrementar la productividad de los colaboradores.

Esta correlación ha sido, precisamente, comprobada por del Perú, que consiguió aminorar hasta en un 50% su tasa de accidentabilidad, así como aumentar en 30% el desempeño de su equipo, a raíz de capacitaciones constantes y campañas internas de sensibilización.

Para Natalie Nakamura, subgerente de calidad, Seguridad, salud y Medio Ambiente de la empresa, la clave está en elegir un colaborador en cada área, identificando las evaluaciones de desempeño, potencial técnico y gestión, para crear una red de liderazgo en seguridad. Es ese líder el que se responsabiliza de sensibilizar e impulsar a los demás en prácticas y cultura de seguridad y salud ocupacional.

Gracias al programa interno "Liderazgo hacia una cultura preventiva de excelencia", SGS del Perú ocupó el segundo puesto en la categoría de Prevención de Riesgos en Salud y Seguridad Laboral de la premiación de Buenas Prácticas Laborales 2015, evento organizado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo.