Módulos Temas Día

PBI

En julio la economía creció 2.31%; el BCRP en su último reporte de inflación redujo la proyección de crecimiento para este año de 4.2% a 4.0%. ¿Qué significa ello? En general, entre los analistas parece existir una especie de obsesión con el PBI (Producto Bruto Interno); parece ser que todo camina bien si el PBI aumenta “todo lo que se pueda”, un proceso denominado crecimiento económico; por el contrario, entramos en una especie de depresión emocional si disminuye el PBI. ¿Está justificada la exagerada reacción al cambio en un número?

El PBI mide el valor de todos los bienes y servicios finales producidos dentro de un país en un período de tiempo, es decir, cuánto produce una economía. Lo más importante, dejando de lado los enormes problemas de cálculo que tiene, es que no es un indicador de bienestar, aunque puede estar conectado. Si no fuera así, ¿cómo puede anunciarse que el PBI crece hace 108 meses consecutivos y al mismo tiempo el Perú tiene bajos niveles de educación y salud pública, infraestructura, pobreza rural, desigualdad en el acceso a servicios básicos, etc. Si todo fuera el PBI, entonces no existirían los problemas descritos.
El crecimiento económico (aumento del PBI) es una condición necesaria pero no suficiente para aumentar el bienestar. Veamos cómo podrían conectarse el aumento en el PBI con el bienestar. Existen dos canales que los vinculan y son los siguientes:

1. Al aumentar el PBI, lo que está ocurriendo es que se produce y se vende más; por ello, crece la recaudación tributaria (observe, estimado lector, las tendencias de la evolución del PBI y la recaudación tributaria y lo notará). Así, el crecimiento económico financia el mayor gasto público, pues el PBI le entrega los recursos al gobierno de turno para que pueda gastar más; pero hasta ahí llega el PBI. Cuánto y cómo gasta el gobierno y en qué sectores es clave para conectar PBI con bienestar depende de quienes nos gobiernan. Si el gobierno gasta bien, digamos en educación, salud, reducción de pobreza rural, entre otros, entonces sí es posible que exista la relación entre ambos.

2. Al aumentar el PBI se puede pensar que el empleo crece. Sin embargo eso depende del sector. Imagínese que el PBI aumenta porque un sector, que es intensivo en tecnología (significa que para producir más no requiere de más personas, sino de más máquinas) lidera el crecimiento. Entonces el aumento en el PBI no genera una elevación del empleo ni del bienestar. Supongamos ahora que se trata de un crecimiento liderado por sectores que demandan bastantes trabajadores; ¿podemos decir que ahí sí existe la conexión? Pues otra vez depende de la existencia de ciudadanos que además de querer trabajar estén capacitados para ello. Y esto pasa por encontrar personas productivas con niveles adecuados de educación, sea en el nivel superior o técnico.

De esta manera, habría que desmitificar al PBI, pues para que su aumento se conecte con el bienestar de cualquier ciudadano en su vida diaria deben cumplirse al menos los dos requisitos mencionados. La obsesión por el PBI nos ha llevado a ser considerados un milagro económico o calificativos por el estilo. Pienso que el verdadero milagro ocurrirá cuando el bienestar de la población aumente, objetivo último de la economía como ciencia social.

 

 

Leer comentarios ( )