Es probable que la mayor demanda de créditos en soles frente a los depósitos y la necesidad de diversificar las fuentes de financiamiento, mantengan una presión hacia el alza de las tasas de interés de los durante los próximos meses, afirmó el Scotiabank.

A ello también contribuiría el sesgo hacia el alza de la tasa de interés de referencia del Banco Central de Reserva (BCR), afirmaron los analistas del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank, Mario Guerrero y María Sahuay.

[Etiqueta]

A nivel del , el costo del financiamiento en soles empezó a registrar una tendencia hacia el alza desde agosto del 2015. El encarecimiento se reflejó a lo largo de toda la curva de tasas del mercado monetario y una de las causas fue las mayores presiones cambiarias.

El BCR reactivamente ha elevado la tasa de interés de referencia tres veces desde setiembre. Últimamente las presiones cambiarias han impactado la inflación, impulsado a las expectativas de inflación por encima del rango objetivo, lo que ha llevado al BCR a elevar su tasa de interés de referencia en diciembre y enero (75 puntos básicos en total).

Al mismo tiempo, ha habido un mayor crecimiento de los créditos en soles (28%) respecto de los depósitos en soles (3%). Si bien esta brecha viene siendo financiada con operaciones del BCR, no deja de agregar presión a las tasas de interés.

Tasas activasLas tasas de interés activas correspondientes a créditos corporativos tuvieron el mayor aumento (160 puntos básicos entre julio del 2015 y enero del 2016).

[Etiqueta]

Estas tasas son usualmente las más sensibles a las variaciones de la tasa de interés de referencia. Cabe destacar también que el punto de partida fue el más bajo desde agosto del 2010, indicó el banco en su Reporte Semanal.

Las tasas para créditos a grandes y medianas empresas también registraron aumentos importantes en ese mismo lapso de tiempo (45 y 72 puntos básicos más, respectivamente).

En conjunto estos créditos representan casi el 70% del total de créditos en soles del sistema, por lo que un encarecimiento de los mismos tendría algún impacto en la dinámica futura del crédito.

Los créditos a las micro y pequeñas empresas muestran un bajo crecimiento (1.6% en el 2014 y 2.4% en el 2015) principalmente por el aumento de la percepción de riesgo en el sector, lo que ha impactado su costo de financiamiento.

En el caso de pequeñas empresas las tasas de interés cayeron 29 puntos básicos, lo que estaría reflejando en parte menores costos por reestructuración, refinanciamiento y castigo de deudas. El descenso de la morosidad en este segmento va en línea con este comportamiento.

En el caso de los créditos a personas, la tasa para créditos de consumo se ha elevado 86 puntos básicos en el periodo julio 2015–enero 2016, en un contexto en el que el crédito de consumo se ha mantenido dinámico (17.4% más en soles durante el 2015), principalmente impulsado por el segmento de tarjetas de crédito.

El costo de los créditos hipotecarios en soles también se elevó (51 puntos básicos) en un contexto en el se viene produciendo una significativa desdolarización de los mismos.

De otro lado, las tasas de interés de depósitos con mayor aumento han sido las correspondientes a depósitos a plazo hasta 180 días (70 puntos básicos más), reflejando el mayor apetito de las instituciones financieras por obtener financiamiento en soles, seguida de los depósitos a plazo de un año.

En menor medida, también se han registrado aumentos en las tasas de interés de los depósitos a plazo de 30 días (49 puntos básicos) y de operaciones a la vista (32 puntos básicos), durante el periodo de análisis.