| Ir a una gasolinera a llenar el tanque de tu auto puede parecer algo de lo más común pero financieramente hablando, la experiencia puede ser distinta dependiendo del país en el que te encuentres.

Y es que pese a que el petróleo es un bien "globalizado", la gasolina es un bien políticamente muy sensible a lo largo del planeta.

El precio de los combustibles está sujeto a toda clase de consideraciones legales que se traducen en subsidios o en impuestos, dependiendo de la situación de cada país.

Eso hace que un litro de gasolina cueste casi 200 veces más en un país que en otro, y también hay que tener en cuenta la capacidad adquisitiva del cliente.