Entrar a la era de los edificios de más de 30 pisos para viviendas sería positivo para el país y significaría la madurez del , pero esa tendencia no traería precios más bajos, sino más bien mantendría al alza los departamentos, opinó Gino Layseca, gerente general de la consultora inmobiliaria .

"El valor del terreno no es estático; depende de su mayor y mejor uso. Entonces, los no van a bajar porque se vayan a construir más pisos, sino todo lo contrario. Lo que va a generar es que los terrenos, que son tan escasos, sigan subiendo desproporcionadamente. Y ese incremento vamos a tener que trasladarlo al precio de las viviendas", explicó.

Lo que sí ocurriría con estos proyectos –reconoció– es que los precios no se disparen con la dinámica que se ve actualmente, pero "mi opinión es que no es un hecho que los precios se vayan a detener".

¿Y si los departamentos son más pequeños corresponderían ser más baratos? Layseca sostuvo que eso tampoco se puede inferir. Para explicarlo, tomó como ejemplo los 100 mil dólares que cuesta en promedio una vivienda en Lima Metropolitana, con datos al tercer trimestre.

"Si un departamento vale 100 mil dólares y ahora dicen que van a hacerlo más chico para que siga costando lo mismo, eso significa que subió el precio. Es clarísimo. Que ahora por 100 mil dólares puedo comprar menos metros cuadrados, está bien; pero eso es una señal de que está subiendo el precio", sostuvo.

¿En cuánto se encarecerían las viviendas en estos edificios? El gerente general de señaló que eso dependerá de la ubicación, la vocación del terreno, el diseño del proyecto, entre otros puntos.

Cambio culturalAsimismo, Layseca argumentó que los edificios de más de 30 pisos para vivienda contribuirían a reducir el déficit habitacional que al año se incrementa entre 100 y 120 mil viviendas al año, en un mercado que sólo es capaz de ofertar entre 40 y 50 mil viviendas.

Pero para hacer realidad esta propuesta es necesario cambiar ese paradigma de que la altura es peligrosa en un país sísmico. "Acá interviene un factor cultural. Generalmente de no están acostumbrados a vivir en altura. Hay que ir mentalizando a las personas de que vivir en el primer piso es tan seguro como vivir en el piso 20. Si lo logramos, eso significa que el mercado está madurando", indicó.

¿Qué tendencias requiere el país? "Necesitamos proyectos de 5 mil, 10 mil, 30 mil viviendas, como hay en Bogotá-Colombia –estimó Layseca–. Tenemos que ir a esos proyectos, y atender a la gente de menos recursos. Pero estamos en buen camino, los proyectos son cada vez más grandes. A eso vamos, en el 2013 tenemos que seguir consolidando lo que ya hemos iniciado", anotó.