"Por lo menos allí", dijo sobre la posibilidad de que haya una burbuja inmobiliaria en el Perú. El expremier explicó que, por el contrario, el sector tiene mucho terreno para crecer, ante la necesidad de viviendas de la clase media emergente y el desperdicio de propiedades públicas, que podrían ser usadas para el desarrollo de ciudades satélite.

"Yo creo que –dijo PPK, en el evento "En persona con PPK" de y Profuturo AFP–. Si comparamos los precios con los de Santiago de Chile u otras ciudades. Lo que hay es una capa chiquitita arriba, en el A+, de departamentos que, en el ratio de un kilómetro a la redonda de un punto, han elevados sus precios un montón. Ahí se puede decir que algunas cosas están fregadas".

Frente a esa situación –explicó–, hay una clase media emergente que deja sus casas pequeñas en zonas periféricas y se muda a departamentos más céntricos en edificios de más de diez pisos. "Y ahí, en ese desplazamiento, evidentemente tampoco hay una burbuja, sino y mucho campo para crecer".

Tierra de nadie destacó el desperdicio de terrenos del Estado donde se podrían levantar zonas urbanas importantes e, incluso, ciudades satélite. "¿Cuál es el componente más importante de ? –se preguntó–. El costo de la tierra. Y, sin embargo, hay un montón de tierra enjaulada en entidades del Estado y en manos de gente que la acapara porque los impuestos son bajísimos".

Un ejemplo –dijo– es el área militar ubicada en Santa María, al sur de Lima. "Que lo vendan y metan la plata a la Caja Policial Militar, y arreglan el problema", ironizó. En esta misma línea, se animó a proponer un nuevo tipo de fondos colectivos de tierra, que se gestionen de manera similar a los fondos mutuos.