Desde el lanzamiento de la opción de alquiler-compra como una alternativa para aminorar la brecha entre la demanda y la oferta de inmuebles, realizado en noviembre de 2015, se han logrado hasta el momento 60 contratos registrados bajo este mecanismo.

"Para que comience a tener volumen se tiene que comenzar vencer contratos de alquiler. Tenemos un número relativamente bajo: alrededor de 60 contratos registrados y esto va ir funcionando conforme culminen los contratos ya existentes y además, exista un mayor número de notarias para registrar contratos", explicó el gerente general del Fondo Mivivienda .

"La virtud del producto es que trabaja con el que demanda el crédito (para una vivienda) y el inversionista (que la ofrece) por lo que también tiene su lado complicado, que es el tiempo que demora la firma de convenios", refirió.

Al respecto mencionó que ya existen 53 notarías operando a nivel nacional y 154 contactadas, y se espera superar los 200 notarios a fin de año. "La principal traba es la novedad del producto. En la medida que se acumula una masa crítica de contratos, se van a sumar más notarias", arguyó.

Como se recuerda, bajo este mecanismo y del leasing inmobiliario, se requiere que el contrato suscrito por las partes sea válido por una notaría para que sea ingresado al Registro Administrativo de Arrendamiento de Viviendas (RAV).

A la par, anunció que en dos semanas (la primera semana de abril), comenzará a funcionar un nuevo producto como parte del alquiler con opción a compra que se ofrece en el mercado como alternativa para acceder a una vivienda.

"Había un factor que no estaba cubierto como parte del negocio de las inmobiliarias, ese factor es el financiamiento", expresó.

"Por lo que través del Fondo Mivivienda (FM) se les brindará créditos a los desarrolladores (empresas inmobiliarias) para que recuperen parte del valor del inmueble que están ofreciendo bajo el mecanismo de alquiler con opción a compra hasta por el 65% del valor nominal y continúen con su negocio de construcción", apuntó.

[ Lea también ]

Freiberg aseguró que "hay varias empresas inmobiliarias interesadas en este nuevo producto como Llaxta, Líder y Cissac, entre otras". Sobre la tasa de interés dijo que está será muy competitivas y va permitir que al mismo costo que le cuesta a los desarrolladores producir (un proyecto inmobiliario), puedan recuperar esos recursos y seguir con su negocio.

Recordó que en la estructura del alquiler se toma en cuenta dos componentes: el retorno sobre la inversión y la depreciación del bien que es del 2.5%, legalmente.

"Si consideramos el retorno de capital del 8%, que es razonable más 2.5%, estamos hablando de un costo muy similar a lo que después se convertirá en el costo hipotecario de financiamiento de esa misma vivienda, una vez que culmine el plazo de alquiler con opción a compra, y entren ya sea en un proceso hipotecario para que sean los dueños o en un leasing para que tengan las opción de ser dueños después de un plazo establecido", agregó.

Tres inmobiliarias ofrecen inmuebles bajo alquiler con opción a compra

En tanto que, tres inmobiliarias se sumaron a esta alternativa: Llaxta, Líder y Cissac. En el caso de Líder su gerente comercial, Antonio Concha, detalló que son tres los proyectos que se ponen a disposición bajo esta modalidad, ubicados en el distrito de Puente Piedra, Carabayllo y Chaclacayo.

"Contamos con 100 inmuebles (departamentos) disponibles en tres proyectos bajo la modalidad de alquiler-venta, cuyos precios oscilan desde los S/ 130,000 a S/ 190,000, apoyados por el Fondo Mivivienda", específico. En tanto que Cissac, tiene dos proyectos con esta modalidad: uno ubicado en el distrito de Puente Piedra y otro, en Chiclayo.

"En el caso de Cissac, contamos con dos proyectos: en Puente Pierda con 70 unidades cuyo precio oscila desde los S/ 115,000 hasta los S/ 173,000 y en Chiclayo de 100 unidades, desde S/ 204,000 hasta S/ 217,000", refirió el gerente comercial de esta inmobiliaria, Ronald Ríos Rossell.