Los hoteles de Copenhague rebosan de diseño danés. Desde los pequeños alojamientos, como el Dan –cuya tarifa es de casi US$ 100 la noche–, los visitantes pueden acercarse al diseño original de Dinamarca con las piezas de , proveedor del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Pero si de cinco estrellas se trata, el Raddisson Royal –cuya habitación bordea los US$ 270 la noche– es un hotel imprescindible: cada detalle fue pensado por el arquitecto Arne Jacobsen, padrino del diseño danés famoso por haber creado la . Aunque parte de su trabajo ha sido sustituido por la mueblería estándar de la cadena, la habitación 606 mantiene intacto su diseño original.

Y si prefiere un estilo minimalista de lujo, el hotel ubicado en los jardines Tivoli de Copenhage, es lo que está buscando. Por casi US$ 600 la noche, el turista puede gozar de un estilo del Lejano Oriente con destellos nórdicos: increíblemente, funciona.

De comprasLos amantes del diseño no pueden pasar por alto la tienda de , que los atraerá por sus vigas de estilo art-noveau y su amplio abanico en muebles de modelos contemporáneos. Y en encontrará artesanía de todo Dinamarca, desde vasos hasta joyas, pasando por textiles, a precios bastante accesibles.

Quienes buscan más gangas pueden visitar la tienda de antigüedades y el mercado de pulgas Gammel Strand para alzarse con joyas del diseño de segunda mano.

De paseoLa ruta del diseño en Dinamarca no estaría completa sin la visita al . El edificio, de vidrio por fuera y madera por dentro, fue planeado por el arquitecto Henning Larsen y busca ser abierto e íntimo a la vez: perfecto para respirar diseño mientras se toma un tranquilo café.

Por último, los expertos recomiendan inspirarse en la casa del diseñador danés Finn Juh, de 1,700 metros cuadrados, construida en 1942 y llena de muebles fieles a su estilo. Las visitas con organizadas con el museo .