Módulos Temas Día

Una Escocia sin libra podría ser una amenaza inmobiliaria

Según los líderes políticos británicos, si una Escocia independiente decide conservar la libra, esto tendría importantes consecuencias para la economía y la vivienda.

(Foto: Bloomberg)

(Bloomberg).- Un voto a favor de la independencia escocesa en el referéndum de mañana amenaza con deprimir un floreciente mercado inmobiliario, dado que miles de propietarios de viviendas se convertirían en deudores de entidades crediticias extranjeras.

Los líderes políticos británicos debaten sobre si una Escocia independiente conservaría la libra, y el resultado tendría importantes consecuencias para la economía y la vivienda.

Si los propietarios de viviendas escoceses tienen que reembolsar préstamos con denominación en libras como moneda extranjera, correrían el riesgo de mayores costos y un posible impago.

El primer ministro David Cameron advirtió el 14 de septiembre que la escisión sería equivalente a un "divorcio doloroso" y dijo que Gran Bretaña no compartirá su moneda con una Escocia independiente. Los líderes independentistas minimizan la amenaza del gobierno e insisten en que Escocia y el resto de Gran Bretaña formarían una unión monetaria que beneficiaría a ambos países.

"Una Escocia fuera de Gran Bretaña abriría las compuertas a las cuestiones muy reales como la moneda, las paridades cambiarias, el riesgo hipotecario y el gravamen a la propiedad", dijo Gordon Fowlis, director gerente regional de la división Your Move de LSL Property Service, en una declaración por correo electrónico.

"Muchos tenedores de hipotecas podrían verse ante un aumento de sus préstamos en relación con el valor conforme se revelen las implicaciones de tomar crédito de un banco de otro país".

Esclavos de la tasa de interésSi una Escocia independiente conservara la libra, "significaría ser esclavos de las tasas de interés fijadas por y para el resto de Gran Bretaña. Ya no se tendría en cuenta la situación de Escocia al establecerse la política monetaria", escribió en una nota del 12 de septiembre David Folkerts Landau, economista jefe de Deutsche Bank AG Group.

"Como los bancos de Escocia ya no tendrían acceso al respaldo del Banco de Inglaterra, tendrían que apuntalar sus balances mediante una reducción del crédito".

Si Escocia adoptara una nueva moneda, los deudores con hipotecas en libras enfrentarían la posibilidad de tener que hacer pagos más elevados. Uno de cada cinco propietarios de viviendas de Escocia experimentaría dificultados para hacer los pagos hipotecarios si éstos subieran 50 libras por mes, según una encuesta que difundió el 20 de agosto Halifax, la división hipotecaria de Lloyds Banking Group Plc, la mayor entidad crediticia para la vivienda de Gran Bretaña.

Danny Gabay, director de Fathom Consulting en Londres, dijo que un voto a favor de la independencia crearía incertidumbre en el mercado y costos hipotecarios más altos.

"Los bancos se mostrarían mucho más renuentes a asumir riesgos al no saberse con claridad qué entidad soberana los respalda", dijo Gabay. "Todo eso deriva en un endurecimiento de las condiciones crediticias en Escocia y es probable que presione hacia abajo los precios de las viviendas, que están sobrevaluadas en relación con el ingreso".

Leer comentarios ( )

Ir a portada