Un comprador, cuya identidad se mantiene en el anonimato, desembolsó la suma de US$ 66 millones para adquirir el departamento más caro del continente asiático.

El bien adquirido es una suite de 505 metros cuadrados ubicada en el último piso del edificio Opus de Hong Kong.

La azotea del departamento tiene otros 140 metros cuadrados y cuenta con una vista panorámica de la ciudad, la cual puede ser apreciada desde el jacuzzi ubicado en la terraza de la residencia.

El departamento fue diseñado por Frank Gehry, uno de los arquitectos más importantes e influyentes del mundo.