Módulos Temas Día

Los arquitectos británicos toman Manhattan

David Chipperfield, Norman Foster y la galardonada Zaha Hadid van a cambiar el horizonte de Nueva York con distintivas torres residenciales.

Proyecto 28th Highline de Zaha Hadid.

Hoy en día, si se quiere que un nuevo bloque de departamentos en Londres o Nueva York sea verdaderamente 'atractivo', el proyecto tiene que incluir el nombre de un brillante arquitecto, según un artículo de The Telegraph.

Ya sea el edificio de 76 pisos de Frank Gehry en 8 Spruce Street en Nueva York (terminado en el 2010) o el de Richard Rogers en One Hyde Park –donde se dice que un departamento de 1,600 metros cuadrados fue vendido por US$ 208 millones el año pasado, "un diseñador de renombre significa más marketing y probablemente algunos ceros más en el precio", resalta Caroline Roux.

En Londres hay torres a lo largo de City Road que han sido diseñadas por Foster + Partners, la firma holandesa UN Studio y el gigante estadounidense SOM. Mientras tanto en Manhattan se ve 'algo completamente británico', con los diseños de David Chipperfield, Zaha Hadid (quien no es británica pero tiene un título honorífico) y, una vez más, Norman Foster.

El proyecto de departamentos de Zaha Hadid tiene una ubicación privilegiada con sus 11 pisos en formación cheurón (V invertida) junto al parque High Line. Además, sus paredes de vidrio ofrecen una vista despejada de la ciudad.

Las 40 unidades a la venta tienen precios que van desde los US$ 4.6 millones hasta los US$ 35 millones. El proyecto incluye una piscina, spa y jardines compartidos al aire libre. El gran balcón del penthouse se ubica elegantemente en una curva abierta de acero y cristal en la parte superior del edificio.

Por otro lado, David Chipperfield vuelve a Bryant Park, una parte de la ciudad que él conoce bien. Fue ahí en el 2001 donde Chipperfield trabajó en el Bryant Park Hotel, un edificio que marcó una nueva sofisticación en la decoración de hoteles boutique. El nuevo edificio de 32 pisos, The Bryant, también tendrá un hotel en sus primeros 14 pisos, mientras que los otros 18 serán usados como departamentos.

Pero es el edificio de Foster + Partners en 100 E 53rd Street el que tendrá un mayor impacto en el horizonte de la ciudad, con sus 61 pisos y una fachada de aspecto muy distintivo. Su rigor arquitectónico es quizás un gesto deferente con sus emblemáticos vecinos –el Lever House de SOM y el innovador Seagram Building de Mies van der de Rohe– y por supuesto, está a un paso del MOMA cruzando Madison, donde está trabajando otra superestrella de la arquitectura, Jean Nouvel, cuya cristalina torre MOMA finalmente comenzó su afilado ascenso de 304 metros este año después de una serie de objeciones de planificación.

Leer comentarios ( )

Ir a portada