Módulos Temas Día

¿Cómo adquirir una vivienda propia con los fondos colectivos?

Con ventajas considerables, los fondos colectivos son un sistema de financiamiento 'compartido' seguro y de fácil acceso, que se posiciona como una opción atractiva frente al crédito hipotecario de la banca.

Viviendas

(Foto: Pixabay)

Los fondos colectivos equivalen a un sistema de ahorro similar a la 'junta' entre amigos, familiares o personas de confianza. (Foto: Pixabay)

Por Luis Pacheco Marimón

Si deseas cumplir el sueño de adquirir tu propia vivienda, los fondos colectivos son una opción muy atractiva de financiamiento respaldados y regulados por el Estado a través de la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV).

Se trata de una modalidad bajo la cual se adquieren bienes o servicios a través de los aportes mensuales de un determinado número de personas o empresas asociadas a un grupo, quienes depositan en un fondo común que sirve de autofinanciamiento.

En esa línea funciona Pandero, una empresa administradora con 51 años en el mercado que gestiona fondos colectivos de 33,000 clientes activos por una suma que asciende a los US$ 150 millones.

"Un ejemplo clásico es qué sucede si somos 12 amigos y cada uno aporta 100 dólares. En un mes sale 1,200 dólares y luego se hace un sorteo para que uno de ellos se lleve una laptop. Ese señor, con solo haber pagado 100 dólares, se lleva el producto deseado con el compromiso de seguir pagando unos meses más para los siguientes sorteos", explica  César Antúnez de Mayolo, gerente central de Comercialización de Pandero.

¿Cómo funciona el pago de fondos colectivos?

Antúnez  precisa que para financiar bienes inmuebles la empresa reúne grupos de 360 asociados que deben aportar cuotas fijas durante 120 meses (10 años).

"Quien pone el dinero no es la empresa de fondo colectivo. El dinero está en un fondo común y el grupo se apalanca de ese fondo para autofinanciarse. Lo que hacemos es administrar esos recursos como un mandato que nos da el grupo", precisa.

La cuota mensual se determina dividiendo entre 120 el costo de la vivienda, más un cobro adicional por cuota de administración del 20% del monto total. Además, el asociado también deberá hacer un único pago adicional de 3% del monto total al inscribirse en el programa. Es decir, si una vivienda cuesta US$100,000, deberá asumir en ese 23% un sobrecosto final de US$23,000.

Cabe mencionar que también hay una mora por retraso de pago mensual que representa un 0.2 % del valor de certificado de compra de la vivienda.

¿Que viviendas puedo escoger?

Antúnez de Mayolo  señala que en el caso de Pandero no se ofrece ningún portafolio u oferta de viviendas. Solo se limitan a comprar el inmueble seleccionado por el usuario y traspasárselo cuando sea factible. "El cliente es el que escoge la vivienda. No van a poder venderla porque la casa está hipotecada por Pandero", señala.

¿Cuándo obtengo la vivienda?

Hay tres maneras de adjudicarse la vivienda. La primera consiste en esperar los 120 meses, plazo límite en el que se culmina de pagar el monto total.

La segunda opción es ganar uno de los sorteos que la empresa de fondos colectivos realiza cada mes durante las asambleas de asociados. Los afortunados recibirán el inmueble antes de haber culminado el pago de todas sus cuotas, aunque evidentemente deberán continuar desembolsando lo que les corresponde, quedando el inmueble como garantía.

La tercera opción es que el usuario proponga durante las asambleas hacer un remate, es decir que pague una o varias cuotas por adelantado. Al hacer esto, entra en una subasta en la que se adjudican un número determinado de viviendas a quienes desembolsen más dinero.

Fondos colectivos y créditos hipotecarios

Antúnez de Mayolo  destaca dos puntos que hacen de este sistema uno más atractivo que el crédito hipotecario que pueda ofrecer la banca: el ahorro económico y la accesibilidad.

Respecto al ahorro, en el ejemplo de una vivienda de US$100,000, "si uno cumple las mismas cuotas en un banco, los sobrecostos de intereses serán de US$72,000. Con Pandero los sobrecostos son solamente este 20% que cobramos, más una cuota de inscripción de 3%, es decir 23 %. Entonces será US$72,000 versus US$23,000", apunta  Antúnez.

Asimismo, los fondos colectivos son muy accesibles, puesto que se piden requisitos mínimos. En el caso de Pandero, la empresa solicita el DNI u otro documento de identidad, un recibo de agua, luz o teléfono, así como la última boleta de pago o algún documento que certifique sus ingresos.

Si se trata de una persona jurídica, se requiere del DNI y poderes registrados del representante legal de la empresa, constitución de la empresa y el Registro Único del Contribuyente.

Una tercera ventaja a destacar es que el sistema de fondos colectivos no se computa como deuda en el sistema financiero. Por lo tanto, no afecta la línea de crédito de la persona.

Además del financiamiento para adquirir una vivienda, Pandero también ofrece la compra de deuda hipotecaria bancaria, un financiamiento para la ampliación de una vivienda, la compra de terrenos y la adquisición de autos.

Pandero incursionó en el financiamiento de inmuebles desde fines del 2016. Aunque la empresa funciona a nivel nacional, en el sector inmobiliario solo cuenta con fondos colectivos para Lima y Arequipa, con planes futuros de expansión.

Leer comentarios ( )