Módulos Temas Día

Finanzas personales: La universidad 
de tu hijo y el
 golpe a tu bolsillo

Especial TU DINERO. Sólo 11% financia esta educación con recursos provenientes de un plan específico de ahorro, según estadísticas.

notitle

En México 89% de los padres está pagando la educación a los hijos, de este porcentaje, 83% tiene registrado este desembolso de su ingreso del día a día, informó Alberto Benavides, subdirector de ventas de productos patrimoniales de HSBC.

Sólo 11% financia esta educación con recursos provenientes de un plan específico de ahorro.

Lo anterior con base en resultados del reporte de HSBC, Cimientos para el Futuro, de la serie El Valor de la Educación, el cual también arrojó que 87% de los padres con un hijo en la universidad y en la primaria paga los gastos derivados de ello; mientras que 95% de los padres con hijos en la secundaria paga las colegiaturas de sus hijos.

Cabe destacar que quienes tienen hijos en la universidad no sólo aportan para financiar cuotas escolares, pues también desembolsan para el gasto por alimentos, libros y papelería necesarios.

El estudio arrojó que mientras casi 99% de los padres espera ser el principal contribuyente del financiamiento de sus hijos cuando acudan a la universidad, 19% también espera que sus hijos colaboren con el financimiento de estos gastos.

Alberto Benavides destacó que un resultado de coyuntura es que 74% de los padres está dispuesto a contraer una deuda; afirmó que endeudarse no es malo, pero hacerlo para pagar la universidad de su hijo no es recomendable porque se trata de comprometer ingresos inmediatos y futuros, lo que mermará el cumplimiento de otras metas financieras.

La cifra anterior se eleva a cerca de 83% cuando los padres desean que los hijos realicen estudios de posgrado en el extranjero.

Son los padres más jóvenes (menores de 34 años) quienes son más propensos a considerar endeudarse para financiar la educación universitaria; ello en comparación con los padres de más de 35 años de edad.

Esto puede derivar de un tema generacional, pues cabe recordar que en el primer grupo sus integrantes (en su mayoría millennials) son personas que buscan más la satisfacción inmediata y el consumismo estando acostumbrados a una deuda constante.

Prácticamente un tercio está preocupado sobre cómo esta financiación afectará los demás compromisos financieros de su ingreso.

Es importante tener claro el panorama financiero del futuro.

"Hay padres que incluso están dispuestos a dejar de pagar una hipoteca con tal de seguir pagando la educación de los hijos; más de la mitad incumplirían sus gastos recurrentes para que sus hijos vayan a la universidad", destacó Benavides.

Otras preocupaciones que tienen son cuánto costará (30%) y cuánto tiempo estarán financiando los estudios (24 por ciento).

El estudio destacó que 55% de los padres encuestados resta relevancia al pago de la tarjeta de crédito y 53% deja de aportar a su ahorro para el retiro; incluso 37% prefiere dejar de pagar la renta de su vivienda antes que suspender el financiamiento de dicha carrera.

"Hay padres que incluso están dispuestos a dejar de pagar una hipoteca con tal de seguir pagando la educación de los hijos; más de la mitad incumplirían sus gastos recurrentes para que sus hijos vayan a la universidad", destacó Benavides.

Otras preocupaciones que tienen son cuánto costará (30%) y cuánto tiempo estarán financiando los estudios (24 por ciento).

El estudio destacó que 55% de los padres encuestados resta relevancia al pago de la tarjeta de crédito y 53% deja de aportar a su ahorro para el retiro; incluso 37% prefiere dejar de pagar la renta de su vivienda antes que suspender el financiamiento de dicha carrera.

Álvaro Teixeira, director de Premier y Banca Patrimonial de HSBC México, explicó que 74% de los padres está dispuesto a hacer un sacrificio financiero, pero planificar es la diferencia entre vivir al día o tener finanzas sanas. Endeudarse responsablemente es positivo para cumplir ciertas metas; sin embargo, para inversiones como la educación de los hijos resulta más caro pedir prestado que ahorrar.

"Los sacrificios financieros que los padres están dispuestos a hacer para que sus hijos tengan acceso a la educación son prueba irrefutable del apoyo incondicional para que éstos logren sus metas, pero sin una planificación efectiva y realista en el largo plazo estos gastos pueden desbordarse", dijo Teixeira.

La mejor manera para evitar tomar capital de sus ingresos del día a día o endeudarse es prevenir; acudir con un especialista financiero, lo ayudará a llegar a la meta de pagar de la manera adecuada y permitirá que sus finanzas personales se mantengan estables.

La cultura del ahorro en México en cuanto a los estudios de los hijos es escasa, sólo 39% está ahorrando. De acuerdo con HSBC, en el mundo este porcentaje equivale a 67 por ciento.

"Somos el país donde menos padres ahorran para la educación de los hijos", dijo subdirector de ventas de productos patrimoniales.

Aunque los costos de colegiaturas pueden variar mucho, Alberto Benavides informó que en promedio por una carrera universitaria en una escuela particular se paga 750,000 pesos en cinco años.

Informó que si comienza a ahorrar desde que su hijo nace, al mes tendría que guardar casi 3,400 pesos para llegar a los 750,000 pesos en 18 años. Sin embargo, si se espera a que su hijo cumpla 10 años tendría que ahorrar 7,812 pesos al mes. Peor aun cuando su hijo tenga 15 años y esté en la preparatoria: usted tendría que ahorrar 20,833 pesos.

A alrededor de 30% de los padres entrevistados les gustaría que sus hijos estudiaran en el extranjero, lo que encarecería el desembolso y aumentaría el porcentaje de ahorro requerido, pues ello tiene un costo estimado de US$ 150,000 o US$ 200,000 por cuatro años.

"Aún falta camino por recorrer aunque la tendencia ya es favorable; cuanto antes debe comenzar a ahorrar", aconsejó Benavides.

Cada vez son más los que ya están ahorrando para la educación de sus hijos, pero es necesario que se acerquen a un especialista que les ayude a planear correctamente el pago de los estudios de sus hijos.

Diario El Economista de MéxicoRed Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

Leer comentarios ( )