Decidir entre dos trabajos no sólo es cuestión de salario

Que dos compañías lo requieran para un puesto es una situación privilegiada que debe aprovecharse al máximo, y al decidirse por una, no sólo hay que dejarse llevar por el salario.

Decidir entre dos trabajos no sólo es cuestión de salario

Especial Tu Dinero. Que dos compañías lo requieran para un puesto es una situación privilegiada que debe aprovecharse al máximo, y al decidirse por una, no sólo hay que dejarse llevar por el salario.

Lejos de permitir que le afecte negativamente o le haga tomar decisiones apresuradas, debe utilizar (esta situación) a su favor para sacar lo mejor de las posibilidades que se le presentan , recomienda la firma de reclutamiento especializado PageGroup.

Aunque aceptar el trabajo mejor remunerado puede ser tentador, agrega, hay otros factores que vale la pena tener en cuenta:

1. Desarrollo profesional. ¿Cuáles son sus proyecciones a largo plazo en cada organización? Es importante ser estratégico cuando se cambia de trabajo, recomienda la firma, y se debe considerar qué beneficios traerá el nuevo puesto laboral en su desarrollo profesional. No es conveniente tener un trabajo por el que pagan un buen salario, pero en el cual no se puede crecer. Lo que se desea es un trabajo que le ayude a alcanzar objetivos profesionales a mediano y largo plazo.

2. La cultura de la organización. Tómese el tiempo para averiguar tanto como pueda sobre ambas ofertas. Identifique la reputación de cada una de ellas como empleadores, y estudie si los principios y ambiciones de cada organización coinciden con los suyos. ¿Es una organización en la que puede confiar el futuro de su carrera? Si puede, hable con empleados que trabajen y hayan trabajado ahí para tener una idea de la cultura organizacional y valores de cada una de ellas, así como su ambiente laboral.

También tome en cuenta cómo se sintió en las entrevistas; piense en cuál organización estuvo más cómodo y la manera en que se relacionó con los entrevistadores y si hubo química con quien sería su jefe. Es muy importante considerar la cultura de la organización para definir cuál oferta aceptar. A diferencia del salario, esto no es materia de negociación, así que tiene que tomar la decisión correcta desde el primer momento.

3. Equilibro entre el trabajo y el tiempo libre. Considere los horarios y cómo insertará éstos en su rutina diaria. ¿Será necesario trabajar tiempo extra con regularidad? Los trayectos también afectarán el tiempo del que dispone para hacer otras cosas, como pasar tiempo con familia, amigos, practicar algún deporte o hobby.

Por supuesto que a veces hay que sacrificar algunos aspectos personales, pero también es válido considerar qué tan dispuesto está a permitir que el trabajo afecte su vida en general.

Diario El EconomistaRed Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)

Leer comentarios ( )

Fotogalerías