Hay un gran número de emprendedores que aún le tienen temor al , sea porque no confían en la seguridad o porque creen que no están preparados para hacerlo. Les presentamos cinco ideas que toda pequeña y mediana empresa debe dejar de lado para comenzar a incrementar sus ventas por la vía virtual.

"Con Internet ya no necesito vender"Dejar todo en manos de la tecnología va en contra de todo principio de marketing. Las redes sociales o una web no pueden hacerlo todo. Hay que estar detrás de ellas, sino ¿cómo creen que llegarán los clientes? El posicionamiento web es una de las tareas que deberemos emprender para llevar a flote el negocio de comercio electrónico.

"Estar alejado del cliente no permite concretar ventas"Éste era un viejo axioma del marketing tradicional. Sin embargo, el comercio electrónico ha roto este paradigma. Webs como mercadolibre.com o amazon.com demuestran que la confianza hacia un portal electrónico puede superar con creces al de un local físico. La entrega rápida y efectiva de los productos hará que muchos más clientes confíen en nosotros.

"Soy pyme, no puedo utilizar el comercio electrónico"El comercio de este tipo no está reservado para las grandes empresas. Gracias a las redes sociales, muchas pymes e, incluso, varias mypes, han logrado aumentar su cartera de clientes. De hecho, resulta evidente que es una plataforma más conveniente para las pequeñas empresas que para las grandes.

"Tener una tienda en línea supera mi presupuesto"Crear una web es más barata de lo que imaginas. Solo compara lo que te costaría crear tu propio portal web en comparación con lo que te costaría abrir una tienda física. Como te darás cuenta, un alquiler es mucho más caro, y por tanto, ese costo extra se traslada al precio final para el consumidor. No es de sorprender, entonces, que los precios de un producto X siempre sean más baratos en Internet que en una tienda física.

"No puedo crear una web, no sé nada de programación"La mayoría de personas que venden por Internet no conoce nada sobre programación. Y eso no ha sido obstáculo para frenar su impulso emprendedor. Afortunadamente, hay webmasters y programadores que cobran sumas módicas para la creación de una web. Con un poco más de inversión, ellos mismos te pueden enseñar a regentar tu tienda online desde la comodidad de tu hogar.