Carmen Monterocmontero@diariogestion.com.pe

En un contexto de turbulencia en los mercados internacionales se espera un aumento en el costo del financiamiento para las empresas y las personas, en la medida que el coste externo respectivo también sea menos favorable como lo ha venido siendo últimamente, indicó el economista jefe para América del Sur del BBVA, .

En su opinión, si bien estamos asistiendo a un ciclo más laxo en términos de condiciones monetarias a nivel mundial, ello se traducirá, en el caso peruano, en una reducción de los antes que en una baja de la tasa de interés oficial. Por otro lado, ello terminará estabilizando el crecimiento del crédito alrededor de las tasas actuales (alrededor del 12% y 13%).

"Estas son tasas menores de las que estábamos observando, pero creemos que el Banco Central está relativamente cómodo con un crecimiento del crédito en esos niveles, el cual es consistente con el proceso de profundización financiera que debería observarse en Perú", señaló.

Es un crecimiento del crédito por encima del crecimiento nominal del producto, por lo tanto, en términos de penetración del crédito (como porcentaje del ) seguirá habiendo un aumento, precisó.

TasasRespecto a la tendencia de las tasas de interés de los créditos, Ruiz dijo que dependerá de la volatilidad de los mercados financieros y de las sorpresas que haya con la salida del impulso monetario de la y de cómo se trasladarán los efectos a las tasas de interés internacionales y de ahí a las tasas internas.

Lo que sí es probable, ante un endurecimiento de las condiciones de financiamiento externo, será que algunas empresas que estaban financiándose en el exterior vuelvan a financiarse en el sistema local, pronosticó.

EN CORTOVolatilidad. En los próximos trimestres habrá una fuerte volatilidad en los mercados financieros internacionales, en la medida que se tengan datos que clarifiquen a qué ritmo va a salir Estados Unidos de esta fase del ciclo, y, por lo tanto, esta volatilidad se seguirá trasladando a activos financieros, y a las economías desarrolladas y emergentes. Perú no será la excepción, precisó Ruiz.