"Acércate con lo que sabes y enséñalo". Esta frase resume el atractivo de Crea+, según Luis Miguel Starke, presidente ejecutivo de esta organización en Perú. Esta iniciativa busca impactar en la formación de niños y jóvenes estudiantes de , a través de talleres multidisciplinarios que son dictados los sábados.

Pero Crea+ apunta a distinguirse de otros programas por un concepto que, a primera vista, puede confundir. "Queremos hacer un voluntariado profesional", indicó Starke. Esto no quiere decir que los participantes necesiten tener alguna especialización previa. "El concepto del voluntariado del siglo XXI es hacer las cosas como si estuvieses en tu trabajo", aclaró.

Quien quiera convertirse en un 'creando' (voluntario) recibirá una charla inicial a la que le seguirá un proceso de selección. De ahí, los seleccionados accederán a una capacitación docente. "De los 14 sábados escolares por semestre, solo se puede faltar máximo tres veces: hay 30 niños esperando a su profesor. Lo peor que podemos hacer es frustrarlos", detalló.

Salir de la burbuja"Mis problemas son nada en comparación con los que oigo aquí; claramente, vivía en una burbuja". Estos son algunos de los comentarios que, asegura Starke, terminan diciendo los voluntarios al pasar por Crea+. Desde el 2009, unos 800 jóvenes —más del 50% tiene 23 y 24 años de edad—han vivido esta experiencia.

"Los que gozan de una educación privilegiada saben muy poco de la educación 'no tan privilegiada'. Queremos sembrar un vínculo para entender de qué estamos hablando cuando decimos que la educación es un problema en el país", indicó.

Asimismo, los participantes pueden mejorar sus oportunidades laborales. Starke considera que "las empresas promueven mucho el voluntariado porque saben que están tratando con una persona comprometida y responsable".

AtractivoCrea+ más tiene como objetivo formar valores, reforzar capacidades y potenciar habilidades en los escolares. Hasta el momento vienen trabajado con dos colegios de Fe y Alegría: uno en la Urbanización Las Delicias, en Chorrillos y otro en Ciudad de Dios, en San Juan de Miraflores.

Un taller fijo se dedica a las matemáticas y el resto son multidisciplinarios: teatro, ajedrez, idiomas, etc. Estos últimos son los que dependen de las habilidades de los voluntarios, ya que pueden acercarse a enseñar lo que más dominen.