El ritmo de trabajo de , gerente de la División de Asuntos Corporativos del BCP, ha cambiado en los últimos meses. Entre las 5 y 6 de la tarde se traslada desde su oficina del banco, en La Molina, hasta IPAE, en San Isidro, para alistar .

La tensión es parte del trabajo, señala, pero confía en su equipo y cree que todo estará listo para el , que se desarrollará en Paracas del 12 al 14 de noviembre.

¿Qué suele hacer para relajarse tras un arduo día de trabajo? Los fines de semana realizo caminatas junto a mi esposa. También intento hacerlo entre semana.

¿Funciona también como fórmula para evadir el tráfico y dejar el carro de lado?A veces, cuando voy de un sitio a otro, el chofer me deja cerca al destino y llego a este caminando. Es una buena forma de desestresarme.

¿Le gusta viajar?Viajo mucho y suelo ir a lugares distintos y lejanos. El último viaje que hice fue hace tres meses, al Báltico; estuve por Lituania, Estonia y Letonia y después me fui a San Petersburgo, Moscú.

¿A qué país regresaría? A Turquía y, sobre todo, a Estambul, porque es una ciudad mágica.

¿Qué cosa no falta nunca en su mesa de noche?Siempre tengo un libro en la mesa de noche, sobre todo, si es de poesía.

¿Qué está leyendo en este momento?Varias cosas al mismo tiempo. Acabo de terminar la novela "Lulu", de Mircea Cărtărescu, candidato al Premio Nobel de Literatura. Además, estoy leyendo "Summa de Maqroll El Gaviero", de Álvaro Mutis.

¿Y qué género musical suele escuchar? Aunque no soy muy dotado con la música, me gusta mucho la clásica, sobre todo, la barroca.

¿Siempre tuvo claro que se dedicaría a las ciencias políticas, a la economía? No, estudié varias cosas. Mi vocación fue estudiar sicología, luego descubrí que me gustaban las ciencias políticas y seguí ambas carreras a la vez. Las terminé, pero nunca me dediqué a la sicología.

¿Cómo despertó su interés por la economía?Eran los años 80, época de la crisis de la deuda, la discusión de los países en desarrollo. Eso me marcó mucho, determinó que me aventure en esta nueva carrera.

Durante algunos años vivió en el extranjero. Sí, trabajé como economista internacional en un banco de EE.UU. (First National Bank of Chicago), después como funcionario de una fundación internacional (oficial de programa de la Fundación Ford), dedicada precisamente a gobernabilidad.

¿Y por qué decidió regresar al Perú? Decidí explorar más la carrera de ciencias políticas y me enrolé en un programa de doctorados. Terminé el curso y, en 1993, regresé de vacaciones al Perú. Una cosa fue llevándome a la otra y nunca regresé a terminar la tesis.

Hoja de vidaNombre: Pablo de la Flor.Otros cargos: Presidente CADE Ejecutivos 2014. Estado civil: Casado. Estudios: Maestrías de las universidades de Yale y del John F. Kennedy School of Government de Harvard.

El dato"El momento más satisfactorio de mi vida profesional fue la negociación del TLC con Estados Unidos", señala Pablo de la Flor. Destaca que el proceso, que duró tres años, finalmente se convirtió en una política de Estado.

TAGS RELACIONADOS