| “Los aeropuertos asiáticos—particularmente el Aeropuerto Changi en Singapur y el Aeropuerto Incheon en Corea del Sur—han perfeccionado el arte de crear terminales que sirvan como ventanas a su propia cultura, arte, comida, entretenimiento y que sirvan como espacios tranquilos, espacios verdes y, por supuesto, para irse de compras”, dice Baskas.

La tecnología arrasa en Seúl
Los pasajeros que llegaron en febrero al Aeropuerto Incheon en Seoul (considerado el segundo mejor aeropuerto de todo el mundo), para los Juegos Olímpicos de Invierno de este año en Pyeongchang, fueron de los primeros en probar el modernizado Terminal 2, que abrió apenas unas semanas antes.

Así como una nueva expansión de la principal entrada internacional del país, los encargados de la remodelación diseñaron el edificio teniendo en cuenta las necesidades de pasajeros.

El eje del terminal es el Gran Pasillo, que consta de cuatro pisos. Decorado con granito y madera, destaca obras de artistas locales.

Pero la diversión comienza cuando un equipo de robots ayuda a pasajeros a ubicarse en el aeropuerto. Olvídate de encontrar un mostrador de información o un complicado mapa del aeropuerto. Estos amigables ayudantes escanean tu boleto de avión y te escoltan a tu terminal. Pueden conversar en cuatro idiomas: coreano, inglés, mandarín o japonés.

Para mayor información