(Bloomberg) "Si se alargan las rutas, se utiliza más combustible por lo que es más costoso", dijo el máximo responsable ejecutivo de Air France-KLM Group, Alexandre de Juniac. "Al final del día, vamos a tener que aumentar un poco el en dichas rutas. Creo que es perfectamente justo".

El cierre del espacio aéreo en el este de Ucrania ha cortado una arteria popular que conecta Europa occidental con el y Asia. Cientos de aviones ahora serpentean a través de Rusia a lo largo de la frontera con Ucrania o pasan por el espacio aéreo turco, incurriendo en un costo adicional de combustible, mantenimiento y horas de tripulación, que acumulan gastos para una industria que ya está lidiando con márgenes de beneficio muy estrechos.

Las compañías aéreas podrían incurrir en un gasto adicional de alrededor de US$1,5 millones por semana en total por los desvíos de Ucrania, sobre la base de los cálculos realizados por expertos en aviación de ICF International Inc. La estimación se basa en la asunción de 800 vuelos redireccionados a en lugar de Ucrania, de los cuales el 80 por ciento son aviones de fuselaje ancho, y 15 minutos de tiempo extra en el aire por vuelo.

Más allá de los gastos operativos directos, deben añadirse las tasas de sobrevuelo cobradas por las regiones atravesadas. Para un Boeing Co. 777-200ER, el modelo que utiliza Malaysian para su servicio de Ámsterdam-Kuala Lumpur, ese costo puede ser de US$ 8.370 por hora, dijo Patrick Cropper, analista de ICF International con sede en Fairfax, Virginia. Volar un de fuselaje estrecho por una hora puede costar alrededor de un 60% menos.

Márgenes estrechosLos márgenes de beneficio operativos, medidos por las ganancias antes de intereses e impuestos dividido por los ingresos, ascendieron a 1.1% para las aerolíneas en Europa el año pasado, y se elevará a 1.9% este año, predijo la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por las siglas en inglés) en marzo. Eso le da a las compañías europeas la segunda más baja después de las aerolíneas de África, dijo IATA.

Las autoridades de Ucrania cerraron el espacio aéreo alrededor de Donetsk, cerca de la frontera con Rusia, el 18 de julio, un día después de que el MH17, que transportaba 298 personas, se estrellara tras ser derribado por un sospechoso misil.

El cielo de había sido utilizado por cerca de 1,700 vuelos diarios a principios de este año, y ahora ese número se ha reducido a unos 600, dijo Brian Flynn, directivo sénior de la agencia de navegación europea Eurocontrol.

El balance es que los vuelos desde entonces han sido suspendidos o están siendo redireccionados a diario, dijo.