Fotos | La nueva Street Triple en su versión RS alcanza un nivel muy alto en todos los aspectos, pero principalmente destaca por unas suspensiones verdaderamente deportivas y unos frenos del mismo carácter en cuanto a calidad y rendimiento. Todo esto con una ergonomía cómoda y con un toque deportivo, con estriberas elevadas y retrasadas que te predisponen para ir "al ataque".

Sigue siendo su motor de tres cilindros un baluarte esencial en su filosofía de moto básicamente divertida y preparada para sacar a relucir tus más bajos instintos.

Es un propulsor rotundo en la respuesta, muy lleno y elástico, pero dotado de una gran finura de funcionamiento y una completa y compleja electrónica. Además es capaz de mantener unos consumos en torno a los 6 l/100 km.

La calidad es otra seña de identidad indiscutible, donde el equipamiento juega un papel importante. Por ejemplo la instrumentación es una virguería, tanto por la gran cantidad de información como por la forma de mostrarla que además podemos configurar a nuestro antojo.

TAGS RELACIONADOS