Lo más destacable de este urbano ágil modelo, pensado para moverse fundamentalmente por la ciudad, es su enorme capacidad de personalización. El precio base del auto son US$ 10,570.

En estos momentos el segmento de los urbanos está en plena efervescencia, aunque se mueve en niveles muy bajos, que se situaron en 2014 en el 5% del mercado global creciendo en dos puntos con respecto al año anterior.

Con nuevas y mejores perspectivas de crecimiento para 2015, el renovado Aygo de ha mejorado y crecido en todos sus apartados. Sus dimensionas han variado de forma muy limitada, con 2,5 centímetros más de longitud, aunque manteniendo invariable la distancia entre ejes. Hay que destacar la mejora en el peso, con nada menos que 60 kilogramos menos que su antecesor, y el aumento de su maletero hasta los 291 litros, aunque a costa de dejar unas plazas posteriores con serias limitaciones para la cota longitudinal.

Además de la mejora en la aerodinámica, otro de los aspectos en los que se ha trabajado ha sido en la reducción de ruidos. Se actúa en la postura de conducción, modificando la posición del volante y en las suspensiones, que apuestan por una mayor rigidez en todos sus componentes, pero sin excesos.

Pero lo más importante es su estilo. La marca ha querido desmarcarse del resto y eso sólo se consigue apostando por una línea muy personal. Destaca el frontal, con una X fija en esta zona, que se utiliza para proporcionar un signo estilístico de primer nivel, adoptando además diversos tonos, combinándolos con el color elegido de carrocería.

En este sentido, el estilo es muy diferente al que presentaba el anterior en relación a sus dos, ahora, mellizos de y . En el interior los tres vehículos son prácticamente idénticos en lo que a asientos, salpicadero y otros detalles se refiere.

La gama es muy limitada, con una versión X-Play con llantas de aleación de 15 pulgadas, luces diurnas, faros antiniebla, parrilla frontal y trasera en negro piano, seis airbags, cierre centralizado, pantalla multifunción, cámara de visión trasera, arranque en pendiente, limitador de velocidad y levas de cambio si elegimos la caja automática X-Shift. Estos elementos, junto con cinco colores exteriores componen la gama de base.

Sin embargo, el Aygo llega a ofrecer un total de 700 combinaciones de acabados posibles. En la forma de Packs, están disponibles dos diferentes para el exterior, dos para el interior y hasta nueve tipos de llantas diferentes. Responden a la denominación X-mask y X-line para el exterior, In-tocuh y In-tense para el interior. Todo ello sin contar con las dos versiones especiales X-cite y X-clusiv.

La X-cite lleva un color naranja exclusivo, con detalle más significativo, mientras que el X-clusiv apuesta por la seriedad, con un tono externo negro y la parrilla frontal y la zaga acabadas en plata satinada. Las carrocerías disponibles son la de tres y cinco puertas, aunque para la primera no existen versiones especiales, de momento. La marca ya ha anunciado que regularmente ofrecerá nuevas y más personales versiones especiales para mantener el diseño y estilo del Aygo siempre fresco.

De momento, el motor que equipa es el gasolina tricilíndrico de 998 centímetros cúbicos y 69 caballos de origen Toyota, que consigue una aceleración de 14,2 segundos para pasar de 0 a 100 kilómetros por hora.

Diario Expansión de EspañaRed Iberoamericana de Prensa Económica (RIPE)