Módulos Temas Día

The Economist: Para resolver el problema del plástico se debe mirar hacia el Oriente

Cirugía plástica. Ocho de los diez mayores contaminadores se encuentran en la región de Asia en desarrollo.

plástico

plástico

Solo el 9% del plástico producido desde 1950 fue reciclado; el 60% fue desechado, principalmente en vertederos, con demasiada frecuencia en el mundo natural.

Está en todas partes, tan visible como vilipendiado. Desde piezas de automóviles hasta paquetes crujientes, el plástico ha inundado la Tierra, y más allá: en 1969 Neil Armstrong plantó un nylon Stars and Stripes en la luna. Desde la década de 1950 se han producido más de 8,000 millones de toneladas, suficientes para envolver a los continentes en film transparente cuatro veces.

Solo el 9% fue reciclado; el 60% fue desechado, principalmente en vertederos, con demasiada frecuencia en el mundo natural. Las toneladas no contadas terminan como restos irrecuperables en los océanos, que la luz del sol y la sal fragmentan en pedazos microscópicos que atraen toxinas y que pueden ser engullidos por criaturas que se convierten en mariscos.

El plástico también pesa mucho en la mente de las personas. Nueve de cada diez europeos se preocupan por su impacto en los ecosistemas; tres de cuatro se preocupan de que pueda dañar su propia salud. En Gran Bretaña, el odio al plástico une al Daily Mail de derecha, al Guardian izquierdista y a la reina, que ha prohibido el uso de sorbetes de plástico en sus castillos.

Pero esperen. Lo poco que los científicos saben sobre el plástico sugiere que, aunque es el contaminante más evidente, está lejos de ser el más dañino. Usar menos es, en el mejor de los casos, una solución parcial. Una mejor respuesta es recolectar más, especialmente en Asia.

Datos basura
Los efectos del plástico en la naturaleza y la salud humana son difíciles de medir. La mayoría de los polímeros son químicamente inertes. Eso los hace duraderos. También los hace menos propensos a ser un riesgo para la salud de humanos y animales. Como contaminante, su impacto es mucho menor que las amenazas menos tangibles.

De acuerdo con una estimación, los costos ambientales y sociales del plástico ascienden a US$ 139,000 millones al año, principalmente de los gases de efecto invernadero producidos en su producción y transporte.

La cifra para la agricultura es de US$ 3 billones. La escorrentía de fertilizantes por sí sola causa daños por un valor de 200,000 a 800,000 millones de dólares en el océano, en comparación con los 13,000 millones de dólares de la basura plástica en el mar. Luego miremos las alternativas. Se debe usar una bolsa de algodón 131 veces antes de que su huella de carbono se desarrolle en algo mejor que la de una bolsa de compras desechable.

Esto no impide que el plástico sea un problema. Pero las prohibiciones y sanciones a las bolsas de plástico en los países ricos pueden ser un mejor alivio para la conciencia que para el medio ambiente. La prohibición tiene sentido en lugares pobres como Bangladesh y Kenia que carecen de sistemas adecuados de gestión de residuos. Es menos útil en la ordenada Francia donde la recolección de basura funciona sin problemas.

Sería más efectivo para los países ricos apuntalar sus industrias de reciclaje. Pueden tener poca opción en cualquier caso. En enero, China dejó de recibir importaciones de desechos plásticos reciclables. Debido a que tomó la mitad del total negociado en todo el mundo, eso ha dejado montones de cosas acumuladas en el oeste.

Un impuesto sobre el carbono puede estimular el reciclaje, que consume menos energía que la producción de plástico virgen. Exigir un contenido mínimo reciclado en contenedores de plástico, como California desde 1991, también es una herramienta útil. Los gobiernos podrían eximir a los polímeros de segunda mano del impuesto al valor agregado; después de todo, el impuesto ya ha sido pagado en el material original.

Pero por sí mismo, Occidente no resolverá el problema. Entre los diez mayores contaminadores plásticos, todos menos dos están en la región de Asia en desarrollo. Juntos, representan dos tercios del plástico arrojado al océano. De estos, solo China podría permitirse la gestión de residuos al estilo occidental en el futuro cercano.

Otros simplemente están despertando al problema; antes de que el plástico comenzara a acumularse, parecía razonablemente menos prioritario para los gobiernos. Bangladesh puede copiar a la India, que, a pesar de sus 1,300 millones de habitantes, queda fuera del top ten gracias a los ejércitos de traperos.

El resto, como Vietnam o Tailandia, puede ser demasiado rico para los raddiwallahs, pero demasiado pobre para la recolección de basura sofisticada. El mundo rico debería centrar su atención, y recursos, incluida la caridad, en llevarlos adelante. Esa es la forma más segura de detener la marea plástica.

Tags Relacionados:

asia

plástico

The Economist

Leer comentarios ( )

Ir a portada