Este año, la revista inglesa The Economist decidió nominar a un "país del año". El ganador de esta edición inédita, según , es un país latinamericano: Uruguay.

Y hay una característica que hace especial esta nominación. "Los lectores esperarían que nuestra visión materialista nos señale a simples medidas de desempeño económico, pero estas pueden ser engañosas", detalla la publicación, indicando luego que su evaluación se basa en aquellas "reformas revolucionarias" que no solamente mejoran una nación, sino que, de ser imitadas, podrían beneficiar al mundo.

En esta selección de reformas está, por ejemplo, el . "Es una política que cruza fronteras, que ha incrementado la suma total de felicidad sin costo financiero. Muchos países la han implementado en el 2013, incluyendo Uruguay que, además, aprobó una ley para ", se lee en el artículo.

"Este es un cambio claramente sensible, que restringe a los delincuentes y permite que las autoridades se concentren en crímenes mayores, algo que ningún otro país ha hecho", agregó.

Pero el presidente de Uruguay es que se llevó el mayor halago. "El presidente José Mujica es admirablemente humilde. Con una inusual franqueza para un político, se refirió a esta nueva ley como un experimento. Vive en una humilde casa de campo, manejo su propio Volkswagen para ir al trabajo y vuela en clase económica. Modesto pero audaz, liberal y partidario de la diversión, Uruguay es el país del año. ¡Felicitaciones!", finaliza el artículo.