Módulos Temas Día

Superclásico: River Plate ya perdió el 31% de lo recaudado sin jugar un minuto

El caos que se originó el sábado cuando se atacó el bus de Boca Juniors derivó en una doble suspensión de la final de la Copa Libertadores.

River Plate

(Foto: AFP)

(Foto: AFP)

AFP

La final de la Copa Libertadores encontró a dos rivales históricos: Boca Juniors y River Plate. El superclásico del continente se jugaría a dos partidos, apostando la gloria en 180 minutos de fútbol.

El primer encuentro terminó empatado a dos goles, tras ser postergado por una intensa lluvia en Buenos Aires. La vuelta, a disputarse en el barrio de Núñez, resultó en un desastre.

El sábado, el bus que transportaba al equipo de Boca Juniors fue atacado en ruta al estadio Monumental. Jugadores en el hospital y fanáticos furiosos desencadenaron el caos que terminó en dos prórrogas del partido.

El partido se postergó para el domingo 25. Después del vandalismo, heridos, robos y demás, el encuentro se volvió a aplazar.

Disipado el humo, el campeonato aún no tiene ganador, pero sí varios perdedores. Perdió el fútbol y el fair play. También perdió River Plate.

Pérdidas

La doble prórroga del encuentro le costó al cuadro millonario unos 25 millones de pesos, que se traducen en US$651,750, según el diario Perfil.

La venta de los boletos para el partido recaudó un total de US$2.6 millones para el equipo presidido por Rodolfo D'Onofrio. Descontando el IVA (impuesto argentino), queda un saldo de US$2.1 millones.

Es decir, sin haberse jugado un minuto de fútbol en el Monumental, River ya perdió el 31% de lo recaudado, solo por abrir el estadio.

El desglose de las pérdidas cuenta con varios ítems, en donde el más costoso fue el desembolsado por recursos humanos. Se pagaron US$208,560, pues los empleados de la Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles (UTEDyC) cobran doble al tratarse de la final de la Libertadores.

El personal de la Policía Federal se llevó US$104,280 por ambos días. No obstante, como cobran por horas, la tajada del domingo fue significativamente menor.

La seguridad privada y el seguro del espectador costaron, cada uno, US$78,210. Además, el último suma el 2% de comisión de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), pues se paga a través de este medio.

Por último, River Plate alquiló un estacionamiento para los asistentes y compró pirotécnicos para recibir a su equipo. Estos dos elementos sumaron US$65,175.

En total, las suspensiones costaron, el sábado, US$391,050; y el domingo, US$260,700.

Leer comentarios ( )