El anuncio de dos minutos de la firma surcoreana no solamente está repleto de las bromas ingeniosas entre Paul Rudd y Seth Rogen. Se busca establecer al Samsung Galaxy como un teléfono inteligente con el innegable factor cool.

A través del material audiovisual, Samsung se dirige a un público al cual la compañía de la manzana estaría dejando de lado, según un reciente análisis de .

A partir de las constantes demandas entre y , esta última compañía ha estado utilizando como plataforma de marketing una andanada de "pinchazos" no tan sutiles para desafiar a su competidor.

Más allá del afilado diálogo autocrítico de Rudd y Rogen, Samsung se ha coronado hábilmente como "campeón de los chicos cool" con su campaña The Next Big Thing Is Already Here.

Hace poco menos de un mes, Buzz Marketing Group comentó para Forbes que "Apple ha realizado un gran trabajo para abrazar a las nuevas generaciones, sin embargo, resulta poco probable que se vaya a conectar con los adolescentes". Lo cual resulta condenatorio para una empresa cuya especialidad es determinar lo que los adolescentes y los jóvenes quieren.

En ese sentido, los personajes del anuncio como Paul Rudd, un actor de 43 años que sabe cómo cautivar a una amplia audiencia, y el joven Seth Rogen, popular por sus roles protagónicos en "Superbad" y "The Pineapple Express", son un indicio de lo que buscaría Samsung: capturar a todo tipo de público.