Antes de sumergirse en la publicidad, siguió Economía, luego Administración. "Supe que no sería feliz en esos espacios, así que pateé el tablero", nos confiesa. Halló su camino cuando gracias a un amigo entendió que la publicidad era ese universo en el que podía desarrollar sus inquietudes. Hoy es Director General Creativo de y, revela, su trabajo requiere una mirada más que detallista obsesiva.

¿En su adolescencia lo marcó algún spot?No a ese punto. A mí me marcaron las películas, la publicidad "per se" no la entendía, para mí consistía en pequeños programas que malograban mis películas los fines de semana, era una interrupción. Recuerdo esos que eran divertidos.

¿Y ahora que está al otro lado del camino cómo la percibe?Hoy la publicidad tiene que parecer más contenido que publicidad. Antes era descaradamente comercial. Ahora hay más respeto por el consumidor, al menos, se intenta no invadirlo tanto, pero no siempre se consigue.

¿Es un pecado la invasión?Si van a interrumpir mi programación porque mañana puedo llevarme un iPhone 6 a menor costo, adelante. Hay que saber cuándo interrumpir. Si la intención es ofrecer un discurso, entonces hay que presentarlo como un contenido que respete a un consumidor que se conecta buscando otra cosa.

¿Se siente tocado por el furor digital?A mí me entusiasma las posibilidades de generar grandes historias que puedan ser compartidas, contenidos en los que las personas puedan participar. La genialidad no está en usar las nuevas herramientas, sino en cómo las empleamos respetando al consumidor que no necesariamente busca tu mensaje.

¿Nos queda un trecho por recorrer en ese sentido?La publicidad digital aún no ha explotado a nivel creativo, pero sí como plataforma, aún es invasiva hasta deshonesta porque te engaña para llevarte a un sitio que no quieres.

¿Es difícil desconectarse?Es complicado porque te topas permanentemente con tu propio trabajo o con el de la competencia, pero es importante tener una suerte de 'Día Cero'.

Los momentos entre familia o amigos no se abandonan…Te cuento una anécdota, en el reciente partido de Perú estaba reunido con unos amigos, cuando de pronto apareció el comercial de lanzamiento que se había preparado para un cliente, pero se trataba de la versión que no estaba aprobada, como imaginarás comenzaron las llamadas. Tu trabajo está ahí, y lo sobre analizas.

¿Algún libro o filme al que recurra?Soy la persona menos recurrente que hay, rara vez veo una película dos veces, repaso un libro o voy a un sitio que ya fui. Lo que me mantiene con efervescencia es no repetir. El español Alejandro Amenábar es un director que me encanta, porque siempre hace algo nuevo.

¿Siempre va a festivales internacionales?Todos los años voy a Cannes para ver las mejores piezas publicitarias del mundo; pero el resto del año trato de nutrirme de otro contenido: voy al museo, al cine, al teatro, converso con personas de otros países, aprendo de sus culturas. Hay mucho más materia prima para crear en la vida misma que en la publicidad.

¿Algo que le quite el sueño?Deseamos convertirnos en generadores de verdaderos contenidos. Que a la gente no solo le guste cuando los encuentre, sino que los busque por cuenta propia. El público quiere ser sorprendido e inspirado con historias. (En el caso de la campaña) "Cuando pienses en volver" había una gran historia detrás y, sin ella, ningún artilugio digital hubiera funcionado.

Radiografía Chadwick declara sentirse entusiasmado por la madurez que está alcanzando la industria. Considera que la publicidad nacional tiene un buen estándar y, eso ha conllevado sendos reconocimientos, lo que no necesariamente ocurre en otros países. "No viven la efervescencia creativa en el mercado real, solo en el festival".

HOJA DE VIDANombre: Ricardo ChadwickCargo actual: Socio / Director General Creativo de Fahrenheit DDBCargos anteriores: Director General Creativo en Pragma y antes en Red Cell Milán Educacion: IPPEdad: 45 Estado civil: CasadoHijos: Dos