La inversión en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) es clave para sostener el crecimiento de largo plazo del país. Desde la década de los 90 se pide incentivos para promover estas actividades, y en el 2007 se lanzó el primer fondo concursable para la innovación.

Este mes se publicó el reglamento de la nueva Ley de Incentivos Tributarios a la Innovación que busca dar más impulso. Sin embargo, la jefa de la oficina de Innovación de la , , considera que ambos mecanismos aún no son suficientes para el que Perú sea un país con altos índices de I+D+i.

"La oferta de fondos y recursos monetarios está muy bien, pero ahora falta el soporte detrás, que es el capital humano. Aún falta una estrategia más agresiva del sector público", dijo y agregó que la clave está en formar buenos investigadores que, además, tengan incentivos a trabajar en provincias.

Balance de la normaLa nueva ley de incentivos a la innovación es algo "sin precedentes", en la óptica de Montoya. Así, destacó que tiene múltiples ventajas, pero también algunas desventajas.

El principal punto a favor que tiene esta norma sostuvo es que las empresas van a poder innovar sin pasar por un concurso para obtener un fondo, que usualmente demora entre cuatro y seis meses. Así, apuntó que se condona el 175% del gasto en innovación del impuesto a la renta.

Además, resaltó que no solo mejoran las capacidades de la firma que realiza la innovación, sino que se forman cadenas productivas alrededor de ella, por la necesidad de nuevos proveedores vinculados a la innovación.

Por otra parte, en cuanto a las desventajas, precisó que aún falta afinar con precisión la diferencia entre "gasto" e "inversión", que son los criterios que usa para determinar quién accede al beneficio de la Ley. Asimismo, observó que un proyecto que ganó un fondo concursable no podrá acogerse a esta ley, pues recibiría doble subsidio.

DinámicaLa ejecutiva de la consideró que en los últimos años es evidente un "cambio radical" en la actitud de los peruanos respecto a la innovación.

Así, comentó que al inicio su oficina hacía talleres con apenas tres o cinco, y en poco tiempo llegaron a recibir 56 propuestas de proyectos de innovación en una sola convocatoria.

"Consumidor decide qué es innovación"La jefa de Innovación de la PUCP, Verónica Montoya, consideró que los consumidores son quienes finalmente deciden qué producto es una innovación y qué cosa no lo es. Su oficina en la universidad actualmente maneja 50 proyectos de innovación, cuyos montos están entre los S/. 150,000 y hasta medio millón.

Los rubros en los que se enfocan son, básicamente, manufacturas, metalmecánica, nuevos materiales y química. Asimismo, subrayó que tienen proyectos importantes en informática y software.

Uso del canon para investigaciónMontoya consideró que se debería permitir usar los recursos del canon minero para poder pagar mejores sueldos a los investigadores que laboren en provincias. Así se tendría mejor capital humano en las regiones y se podría contribuir a descentralizar la innovación.