Módulos Temas Día

La obra de Eielson y la abstracción de Szyszlo lideran la subasta del MALI

La puja del sábado buscará poner la mira en nuevas áreas de coleccionismo. Las obras de pintura moderna ostentan precio base más alto.

Subasta de arte

Subasta de arte

Subasta de arte

(Difusión)

Complementariedad. Este año la tradicional subasta de verano del MALI pondrá énfasis en la obra de creadores consagrados y también en los nuevos talentos. Serán más de 60 lotes de piezas emblemáticas reunidas bajo cuatro categorías las que se someterán el sábado 3 al martillazo que repicará en Playa Golf (Asia).

La puja, que contemplará distintas disciplinas de las artes plásticas, arrancará con una sesión enfocada en “tradiciones populares”, con una amplia oferta de textiles, cestería y cerámica provenientes de comunidades que aún preservan sus tradiciones ancestrales.

“Con esto también queremos captar la atención hacia nuevas áreas del coleccionismo”, sostiene Armando Andrade, presidente del Comité de Subastas del MALI.

Mayor valuación
Los lotes más costosos, que ostentan un precio base entre US$ 15,000 y US$ 40,000, se hallarán en la categoría de pintura moderna enfocada en el legado de maestros peruanos del pincel. Así la pieza con la valuación más alta corresponde a Jorge Eduardo Eielson, en cuya plástica consiguió volcar la idea de los nudos y la de torsión.

La obra de este poeta visual que formó parte de la generación del 50 compartirá escenario con la de Fernando de Szyszlo. Este artista, que fue fundamental en el desarrollo del arte abstracto en la región, estará presente a través de una pintura con ‘gouache’ (que tiene menos luminosidad que la acuarela, pero resulta más apropiado para obras más elaboradas).

Subasta de verano de MALI

Subasta de verano de MALI

Subasta de verano de MALI

(Elaboración Gestión)

El cuadro sin título que sobresale por el uso de formas afiladas y tonos negros con violetas “expone la marca de la obra de Szyszlo”.

A ello se sumará un lote de piezas de Benjamín Moncloa, representante de la pintura geométrica peruana; Julia Codesido, quien fuera figura reconocida del indigenismo; y Emilio Rodríguez Larraín, instalacionista que rompió con lo establecido en el arte convencional peruano, cuyas piezas son también significativas por ser escasas. No en vano el único lienzo de Rodríguez Larraín que revela el paciente procedimiento del “azar controlado” se perfila como uno de los más caros.

Sesión en estreno
Entretanto, un conjunto de grabados compondrá por vez primera una sesión en una puja del museo. De acuerdo a Andrade, los coleccionistas accederán a grabados antiguos sobre geografía peruana así como a piezas sobre escenas imaginarias del pasado incaico.

El arte contemporáneo será eje de la última sesión donde piezas de jóvenes talentos acompañarán a los de trayectoria más amplia como José Luis Martinat. Destaca “Canastas unidas”, en que Ana Teresa Barboza explora el proceso del tejido en su relación con el entorno.

LA CIFRA
180
mil dólares es lo que espera recaudarse
Dicho monto se reinvertirá, según Armando Andrade, en el proyecto de la nueva ala de arte contemporáneo del recinto.

Tags Relacionados:

MALI

obras de arte

Leer comentarios ( )

Ir a portada