Médicos educados en Harvard prescriben menos fármacos opiáceos

Analizando específicamente a médicos de familia, los formados en Harvard extendieron 180 recetas en el año, en comparación con 550 por año en el caso de los provenientes de escuelas de menor calificación.

Bloomberg.- Los economistas que analizan los datos que hay detrás de la adicción a los opiáceos en Estados Unidos han revelado una tendencia clave en las prácticas de prescripción de medicamentos: las probabilidades de que los médicos que se formaron en las facultades de mayor nivel receten estos comprimidos son radicalmente más bajas.

Los médicos que se graduaron en las facultades de mayor nivel prescriben muchos menos opiáceos, según el estudio realizado por Molly Schnell y Janet Currie, economistas de la Universidad de Princeton y publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica.

Analizando datos que van de 2006 hasta 2014, se establece que los médicos formados en las facultades de medicina estadounidenses peor calificadas recetan casi tres veces más opiáceos por año que los formados en la Facultad de Medicina de Harvard, que es la universidad con mejor calificación.

Analizando específicamente a médicos de familia, los formados en Harvard extendieron 180 recetas en el año, en comparación con 550 por año en el caso de los provenientes de escuelas de menor calificación.

¿Por qué ocurre esto? Los resultados sugieren que se debe probablemente a la formación médica, dicen las autoras: hay una diferencia entre los médicos provenientes de distintas facultades que trabajan en el mismo hospital, por ejemplo, que se oponen a la selección de pacientes.

¿Por qué nos importa? Si bien la prescripción está cediendo lentamente, la adicción a los comprimidos continúa siendo un problema generalizado.

Detener su propagación es importante para la salud pública y para la disponibilidad de la fuerza de trabajo.

Peor de lo que se pensaba
A la hora de hablar de los opiáceos es probable que estemos subestimando considerablemente a cuántas personas están matando en EE.UU.

Una cuarta parte de los certificados de defunción no indica el medicamento específico que provocó una sobredosis, y Christopher Ruhm de la Universidad de Virginia está tratando de corregir los datos para dar cuenta de esto, en parte analizando las características de los fallecidos no clasificados y estimar las probabilidades estadísticas de que estuvieran utilizando comprimidos a base de opiáceos o heroína.

Su conclusión es que a nivel nacional, las muertes por una sobredosis causada por comprimidos y heroína fueron entre 24%y 22% más altas que las tasas registradas en 2014.

Las tasas fueron subestimadas en estados como Pensilvania e Indiana y sobrestimadas en lugares como Carolina del Sur y Nuevo México.

Si la epidemia es peor en la realidad de lo que parece en los papeles, podría estar marginando a más personas del mercado de trabajo de lo que cabría esperar.

Más aún, podría estar fomentando descontento: otra investigación ha demostrado una correlación entre las llamadas “muertes de desesperación” y la votación populista en la última elección.

ÚLTIMA HORA ver todas

BLOGS ver todos

Agenda LegalEstudio Echecopar

Sobrerregulación en la industria de alimento...

Economía para todosCarlos Parodi

La economía es multidisciplinaria

El cine es un espejoRaúl Ortiz Mory

Asesinato en el Orient Express

Vinos, piscos y mucho másSommelier Giovanni Bisso

VINO Y SALUD: INFORME CON FUNDAMENTOS SOBRE S...

Atalaya EconómicaManuel Romero Caro

Primer Balance anual del Lava Jato Peruano (I...

WALL STREET VER TODOS

Será noticia

JOSÉ ANTONIO MONTENEGRO