Módulos Temas Día

Un mapa para todos los caminos de Mistura

Bernardo Roca Rey, presidente de Apega, nos brinda una estrategia para seguir una ruta en la feria gastronómica Mistura.

Un mapa para todos los caminos de Mistura

Un mapa para todos los caminos de Mistura

Bernardo Roca Rey almorzó ceviche el domingo. Él mismo lo preparó y con productos del Gran Mercado. Al pescado nacional le sumó un plato de frejoles con seco. Más tarde llegaron unos rolls. Así fue el agitado primer fin de semana del presidente de Apega en la edición 2016 de la feria Mistura.

Roca Rey ha instalado sus oficinas cerca de una de las puertas del espacio que se extiende en doce hectáreas de la Costa Verde en la zona de Magdalena. Todos los días hace un recorrido por la feria. No hay día en que no pruebe algo nuevo traído de algún rincón del país.

"Durante todo el año nos dedicamos a buscar talento nuevo viajando por el país para traerlo a Mistura", apunta el ejecutivo mientras inicia el recorrido por la feria esta vez en compañía de Gestión.

Hagamos un planRoca Rey extiende sobre una mesa de su oficina una suerte de mapa de la feria. Allí aparecen los nombres de cada uno de los participantes. Son más de 500.

"Hay que planificar el recorrido", sonríe detrás de unos lentes de sol. No hay detalle que dejar escapar.

El titular de Apega afirma con seguridad de que todos los caminos conducen a Mistura. La Costa Verde, sin embargo, no es el lugar que prefiere para la feria.

Roca Rey afirma que esta vez están más cerca de cumplir el sueño del local propio. El plan es que salga a través de una asociación público-privada. "Nuestro know-how es que sabemos administrar este tipo de eventos", apunta, mientras saluda a los productores del Gran Mercado en el ala central de Mistura.

"Necesitamos 20 hectáreas, debemos estar más cerca al sur, donde todavía hay terrenos", añade.

La estrategiaEs un error visitar Mistura año a año para comer lo mismo. Hay que descubrir sabores. "Lo que yo hago todo el tiempo es visitar lugares que no he ido, y la mayoría de las veces no ha habido pierde", añade.

El ejecutivo sostiene que las colas para comer en un lugar no son garantía de sabor. Aquí todo es bueno, pero es mejor atreverse. "Todos los peruanos tenemos buen paladar, el problema es que no lo estábamos ejercitando", señala.

Así como no es atinado repetir plato, tampoco lo sería una visita en solitario. La ruta de la gula merece hacerse en pandilla. Esa es la forma en que la mesa se puede ampliar para 'picar' la mayor cantidad de platos.

Lo imperdibleUna suerte de pirámide se levanta en Mistura. Es el pabellón de México, el invitado especial. 'El diablito' es uno de los restaurantes centrales. Un chef prepara con habilidad dos tipos de tacos.

El olor se expande por la feria. Roca Rey ya los probó y los considera una estación indispensable. "Hace 20 años hubiera sido imposible que México venga al Perú a promocionar su comida", responde.

Así como México, hay también un espacio más reducido para la India. "Ya estamos en conversaciones con países para la edición del próximo año. A mí me encantaría invitar a China", añade.

Para comer y beberLa oferta de restaurantes supera los 200. Sin embargo, Roca Rey revela que cada uno solo puede ofertar dos tipos de platos. "Nosotros decidimos cuáles, la idea es que la variedad sea la mayor", sostiene. De aquí proviene el plan de hacer el recorrido en grupo.

Hay quienes van por el camino seguro y tantas veces recorrido de las brasas, hay otros que prefieren lo criollo e internacional. Pero hay otro grupo que prefiere ir de frente a la zona más cerca al mar. Es una calle entera de bodegas y bares.

El after office es seguro aquí. Incluso, hay estaciones que tienen a DJ listos para animar las tardes frías de la costa limeña. La variedad de cocteles es larga, aunque este año las cervezas artesanales se han hecho del lugar.

Aquí la noche es más larga. Incluso, la organización ha desplegado un bufet de artistas para ponerle una banda sonora a la velada.

Leer comentarios ( )

Ir a portada