Cuando un compañero de labores ofrece con frecuencia e insistencia ayuda, se preocupa demasiado en cuidar las apariencias sobre todo delante de sus superiores y se dedica a fortalecer los lazos con su , entonces desconfíe.

Pero, ¿cómo diferenciar a un 'caníbal' en la oficina de un colega amable? Las personas en busca de canibalizar el trabajo de los demás se distinguen por mostrar en reiteradas ocasiones interés en culminar los últimos detalles de un trabajo ajeno.

Frases como "No te preocupes. Vete a casa que lo termino yo" son comunes en este tipo de . Paco Muro, presidente de Otto Walter España, indicó al portal Expansión.com que se trata de personas "egoístas".

"Son cigarras que siempre encuentran a una hormiga pringada que les haga su trabajo para ir presumiendo del logro que han conseguido", refirió.

Así, los 'caníbales' en la oficina se dedican a apropiarse de las ideas de sus compañeros, arrebatándoles la propiedad de las mismas cuando cumplen las expectativas de la organización. Para lograrlo, se preocupan por permanecer cerca de sus colegas para conocer los avances de estos en torno a un proyecto.

Dado a que suelen mantener una comunicación frecuente con el jefe, las víctimas se ven con las manos atadas cuando quieren reclamar lo que legítimamente le pertenece.

Para evitar malos ratos, la clave está en no permitir que nadie represente tareas o proyectos que solo le corresponde a usted. Acepte ayuda de otra persona cuando sea estrictamente necesario, previa consulta a su superior, y aunque le resulte complicado preocúpese por cultivar la relación con su líder.